Tuesday 17 de May, 2022

Se confirmó la impunidad: el femicida de María Dolores Juncos declarado inimputable fue absuelto y se fue a su casa

Hay indignación en la familia de la víctima del aberrante crimen, por el cual la joven recibió once puñaladas en la casa de Isidro Casanova en la que estaba con Hermes Ramón Acuña. Detalles de un caso judicial que alarma por lo barato que resulta matar.

Ramón Hermes Acuña asesinó de once puñaladas a María Dolores Juncos en Casanova: por el crimen fue declarado inimputable

Un fallo judicial confirma que en la Argentina sigue resultando muy barato matar. Así como ocurre con los siniestros viales, en este caso un femicida que mató de once puñaladas a una mujer de 35 años con la que mantenía una relación sentimental fue declarado inimputable por una pericia realizada por especialistas de la Procuración bonaerense, pero enviado a su casa por el tribunal que intervino en la causa en base a una recomendación hecha por el Servicio Penitenciario.

Se trata del femicidio del cual fue víctima María Dolores Juncos a manos de Ramón Hermes Acuña. Como informó en exclusiva Primer Plano Online hace dos semanas, el sujeto fue declarado inimputable por el cuerpo médico de la Suprema Corte de Justicia provincial, que pese a eso recomendó su internación en un establecimiento psiquiátrico “ser peligroso para sí mismo y para terceras personas”.

Acuña, que actualmente tiene 80 años, estuvo hasta ayer alojado en un pabellón de contención psiquiátrica en un penal provincial. El estudio realizado arrojó que “presenta alteraciones morbosas de sus facultades mentales con ideación de perjuicio de terceros y rasgos paranoides, que son pasibles de desencadenarse toda vez que se pongan en riesgo sus intereses”.

Asimismo, los peritos descartaron que el asesino haya obrado “con voluntad ni libertad de conciencia, dado que su accionar estuvo condicionado por síndrome delirante celotípico montado en personalidad premorbida de tipo narcista”. Por ese motivo recomendaron su internación en alguna institución neuropsiquiátrica como medida de seguridad para que realice tratamiento “hasta que ceda la actividad delirante autoagresiva”.

Con ese material, el Tribunal en lo Criminal Nº 1 del Departamento Judicial La Matanza, integrado por los jueces Alfredo Pedro Drocchi, Matías Jorge Rouco y la jueza Andrea Giselle Schiebeler sobreseyó a Acuña “por resultar inimputable en la comisión del delito de homicidio agravado por el vínculo de pareja existente con la víctima y por haberse perpetrado contra una mujer por un hombre, mediando violencia de género”.

En el fallo, también dejaron sin efecto el debate que estaba previsto para el próximo 30 de marzo y dispuso que el femicida sea trasladado a la casa en la que cometió el crimen, debido a que “cuenta con una red primaria de contención que le permitirá un acompañamiento y supervisión cotidiana”, que estará a cargo del Juzgado de Familia que quede a cargo, siempre en el marco de la Ley de Salud Mental 26.657, según lo indica el protocolo de actuación para supuestos de personas incapaces de culpabilidad en conflicto con la ley penal.

La decisión del tribunal será apelada por la Fiscalía que interviene en el caso, a cargo del fiscal Carlos Alfredo Luppino. Según pudo saber Primer Plano Online, el funcionario no pondrá en discusión la inimputabilidad ni el sobreseimiento de Acuña sino la libertad y su alojamiento en la vivienda en la que cometió el crimen. En rigor, que el tribunal considere el informe de la Procuración, que recomendó su institucionalización.

EXCLUSIVO Femicidio impune: una pericia considera que el asesino de María Dolores Juncos es inimputable

Consultada por este medio, Virginia Juncos, la hermana de la mujer asesinada, se manifestó “indignada” por la sentencia judicial, de la que se enteraron a través de vecinos del femicida, que anoche se contactaron con ella para hacerle saber que el hombre había regresado a la casa de Fournier al 1000 en el barrio San Alberto, de la mencionada localidad de La Matanza.

“Desde que nos enteramos se nos vino el mundo abajo. No hay palabras para describir lo que sentimos. Nos preguntamos ¿dónde está la justicia? ¿En quién pensaron los jueces? Seguro no pensaron en las tres criaturas que quedaron sin mamá, que están destruidas llorando. Él tiene derechos y ¿los derechos de mi hermana dónde quedaron?”, expresó Virginia, la hermana de Dolores. “Prometí justicia y eso vamos a hacer aunque sea lo último que haga en mi vida”, concluyó.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram