Monday 16 de May, 2022

Se liberó la batalla por los paredones de Morón entre grupos organizados y mística militante

Con diversos grafitis y leyendas dibujados y escritos en las principales avenidas, las facciones en las que se divide el peronismo local empezaron a marcar la cancha de cara al año electoral.

Interna PJ Morón
Los paredones de Morón empezaron a hablar de cara al año electoral

Que las paredes suelen hablar en plena época electoral no es ninguna novedad. Allí, entre el cemento y los colores en la noche profunda quedan reflejados los posicionamientos de aquellos dirigentes con pretensiones de pelear por los cargos que se pondrán en disputa. Pero también esa escenografía urbana sirve para expresar consignas que puedan provocar empatía en la gente, como las relacionadas con el tarifazo o con el reclamo de los docentes.

La crisis del Partido Justicialista de Morón, que está en busca de recuperar los espacios en la vida política del distrito luego de haber hibernado a las sombras de Nuevo Encuentro durante más de una década, alumbró esta manera de conseguir anclaje territorial. Léase: ganar los paredones permite visibilidad, y por eso se convierte en una batalla que vale la pena librar para todos los que tengan aspiraciones.

Esos pedazos de cemento ganado en las principales avenidas son un pequeño trofeo. Luego viene la foto y su réplica en redes sociales. Por más que dure un tiempo efímero, haber pintado una consigna, un nombre o un atributo, cualquiera sea, significa estar en el lodo. Es la manera de aparecer y ser considerado en la discusión.

Son pocas en sí las actividades formales del PJ. A fin de año, por ejemplo, el presidente del partido a nivel local, Hernán Solito, y el intendente de Moreno Walter Festa, compartieron un acto con militantes. Después reapareció el ex candidato a intendente en 2007, Gabriel Barquero, con una cena en Castelar Norte, acompañado por la militancia barrial y grafitis contra el oficialismo: sus flancos elegidos fueron el tarifazo, la reducción de los haberes de los jubilados y este fin de semana solidarizándose con los docentes. Sergio Souto, de la Unión Obrera Metalúrgica, también manifestó con pintadas con voluntad de discutir la conducción del PJ. Otro que se sumó a la guerra de pintura fue el dirigente Ariel Dybner, ex referente de Miles y actualmente trabajando con el espacio que comandan Gabriel Mariotto (ex vicegobernador bonaerense) y Amado Boudou (ex vicepresidente de la Nación). Incluso éste último denunció que Solito mandó a tapar sus pintadas.

En la batalla por los paredones se percibe la irrupción de grupos organizados y rentados, aunque en otros casos se nota la mística militante. Es que el PJ de Morón no escapa al antagonismo vigente en la propia interna del justicialismo bonaerense. A pocos meses del cierre de listas, aún no está claro qué perfil tendrá el peronismo local.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram