Sunday 25 de October, 2020

Se renuevan los aplausos desde el alma para despedir a Juan Bonello, otro médico que murió por Covid

Era el coordinador del Servicio de Pediatría de la clínica Madero, en La Matanza, y también era deportólogo. Una verdadera tragedia llevó el virus a su familia: a finales de agosto murió su mamá y actualmente su hermano está en terapia intensiva. El conmovedor homenaje en la despedida.

Hubo múltiples palabras de reconocimiento a la trayectoria del doctor Juan Bonello, fallecido por Covid-19

Otro desastre irreparable provoca el Covid-19 en el personal de salud. Ayer murió el médico Juan Bonello, un reconocido pediatra y deportólogo de la clínica Madero, en La Matanza, y el homenaje para despedirlo por parte de sus compañeros y compañeras fue realmente conmovedor.

Primer Plano Online consultó a tres trabajadores del Sanatorio Privado Madero, donde se desempeñaba, para reconstruir un poco su trayectoria. El doctor tenía 60 años, papá de tres hijos, vivía en Ciudad Evita y estaba internado desde el 30 de agosto por coronavirus. El 8 de septiembre fue derivado a la terapia intensiva y en las primeras horas de ayer martes finalmente su organismo no resistió.

Bonello también era médico deportólogo y, en su carrera, estuvo varios años vinculado al club Barracas Central. A finales de agosto su mamá había fallecido afectada por el temible virus y actualmente su hermano también está internado por Covid en terapia intensiva.

Bonello era coordinador del Servicio de Pediatría en el establecimiento y, según lo describieron las fuentes consultadas, era “de la vieja escuela”. “Atendía hasta muy tarde. Enseguida aparecía si lo llamabas por una urgencia, colaborador y buen compañero con todos”, lo definieron. Además, destacaron que era “un tipo sencillo, de familia”.

“Se inició en Pediatría como todos, en una residencia. De empezar en una ambulancia haciendo domicilios llegó a ser uno de los pediatras más reconocidos”, lo evocaron. El médico llegó al sanatorio Madero hacía 20 años. También tuvo un “constante ascenso” en el Sindicato de Trabajadores Municipales de La Matanza “y aún así le quedaba tiempo para dar una mano a quien la necesitaba”.

“Cuando se inició esta pandemia vio que los médicos clínicos no podían con todo, y que además se estaban enfermando. Nos dijo que pediatría tenía que colaborar con la emergencia sanitaria y comenzó a hacer piso de internación de adultos”, describió una compañera abatida por el dolor de la pérdida.

“Era un Tano gruñón. Hoy lo despedimos como se merecía, con dolor en el pecho y con aplauso cerrado”, concluyó otra trabajadora del centro de salud.

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram