Friday 7 de October, 2022

Secuestraron a dos hombres en La Tablada: uno de ellos fue sometido a un simulacro de fusilamiento

Secuestro en Matanza
Hay dos detenidos como supuestos partícipes en el secuestro de los dos amigos en La Tablada

Un panadero y un amigo fueron secuestrados en la localidad de La Tablada, partido de La Maranza, y liberados luego de que sus familiares pagaran un rescate en el barrio porteño de Villa Lugano. Por el hecho, la Policía detuvo hoy a dos sospechosos.

La detención se produjo esta madrugada en las inmediaciones de la Villa Puerta de Hierro, de La Matanza, en medio de un procedimiento de la DDI y la Jefatura Departamental de ese municipio. Mientras, continúan los procedimientos para lograr detener a todos los integrantes de la banda de secuestradores, que se sospecha estarían ocultos en la misma zona de La Tablada.

El secuestro de los dos amigos se produjo el miércoles último, cerca de las 22, frente a la panadería de uno de los secuestrados, situada en Helguera y Bolívar, cuando se encontraba con un amigo mirando el auto que se había comprado recientemente. En ese momento, se acercó un auto Chevrolet Corsa con cinco delincuentes, secundados por otros dos a pie, quienes se aproximaron al panadero y a su amigo, a quienes obligaron a subirse a los dos autos y se los llevaron cautivos.

EL TESTIMONIO DE JONATHAN EN TELEFÉ NOTICIAS: 

En el trayecto, los delincuentes se comunicaron con los familiares de las víctimas y les pidieron dinero para liberarlas. A la esposa del panadero, identificado como José Carbone, los criminales le exigieron 100.000 pesos de rescate, que debía dejar adentro de una bolsa en la bolsa a la calle Helguera y San Martín, a pocas cuadras de donde había comenzado el secuestro. Más tarde, cuando volvieron a llamarla, la mujer les dijo que sólo había logrado reunir 6.000 pesos, una PlayStation, tres teléfonos celulares y una tablet para entregarles en el lugar indicado, lo que finalmente hizo.

En tanto, los malvivientes llamaron a la familia de la otra víctima, a quienes también les exigieron dinero, que debía entregar en el cruce de General Paz y Ricchieri. La familia llevó a ese lugar 10.000 pesos en efectivo y algunos objetos de valor. Tras entregar el dinero exigido, la mujer del panadero y su suegro alertaron inmediatamente a la Policía sobre los secuestros y comenzaron los operativos para dar con los autos involucrados en el hecho. Cerca de la 1, ambas víctimas fueron liberadas golpeadas en la zona de Villa Lugano, donde fueron a asistidas por efectivos de la Policía de la Ciudad que realizaban tareas de prevención en la zona.

SIMULACRO DE FUSILAMIENTO

Jonathan, el amigo que fue secuestrado junto al panadero Carbone, contó hoy que fue sometido a un simulacro de fusilamiento, ya que lo hicieron arrodillar y le gatillaron un arma en la nuca, aunque la bala no salió. «Uno me arrodilló, yo me tapo los oídos, no sé si cargó el arma pero me la apoya y hace un ruido, pero no salió la bala. El tipo simuló que me fusilaba. Ya estaba re jugado», recordó Jonathan, una de las víctimas.

La víctima confesó que pensó que iban a matarlos a los dos porque no tenían plata y recordó detalles del episodio. «Eran ocho tipos que nos subieron a un auto cuando le estaba mostrando el que yo compré a mi amigo. No pude hacer nada porque estuvimos encañonados en todo momento y no vimos a dónde íbamos», contó.

El joven recordó que «hubo golpes en el medio» y que les apuntaron con un arma: «Ellos jugaban con el arma, es un momento medio heavy. Nos suben en el auto a los dos y nos ponen una capucha en la cabeza, ahí comenzaron a golpearnos y a pedirnos plata», dijo. Jonathan contó que entregó todo lo que tenía en el bolsillo, hasta que en un momento le pidieron el número de teléfono de su casa.

«Ahí empiezan a hablar con mi familia para pedir plata. Yo no tenía plata y uno de ellos dice ‘acá el que tiene plata sale (en referencia a su amigo) pero vos no», recordó el joven, quien ante la desesperación le ofreció a los delincuentes ir a un cajero para que vieran que tenía dos mil pesos en rojo. «Uno me dijo ahí ‘si no tenés para pagar listo loco, ya está, ahora te mato’ y pregunté ¿me bajo o me tirás acá? y me dijo ‘te tiro acá'», agregó. «Me dijo arrodilláte, yo ya estaba resignado, me arrodillo y me tapo los oídos. No sé si cargó el arma, pero me la apoya y hace un ruido, aunque no salió la bala», detalló la víctima.

Por su parte, el panadero Carbone, detalló que cuando los delincuentes llamaron a su casa pidieron plata y electrodomésticos. «Mi señora les ofrece seis mil pesos, una tablet, teléfonos celulares para que nos suelten. Ellos nos decían que no estaban preocupados por los patrulleros porque estaban arreglados con ellos, también nos decían que eran profesionales», recordó el comerciante. Los amigos coincidieron en que cuando fueron liberados no lo podían creer, ya que los delincuentes estaban «muy locos».

La causa es investigada por la Fiscalía Federal 2 de Morón y la Unidad Fiscal Especializada en Secuestros Extorsivos (UFESE), a cargo Carlos Hernán García y Santiago Marquevich.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram