Sunday 22 de May, 2022

Secuestros virtuales: alertan por escalada de casos tras denuncias en Ramos Mejía

La modalidad consiste en engañar a través del teléfono a una persona haciéndole creer que tiene a un familiar cautivo. En las últimas horas trascendieron varios episodios.

Secuestros virtuales
Los especialistas aconsejan no brindar por teléfono información que permita la identificación de ningún miembro de la familia

Desde el Ministerio Público Fiscal alertaron a la población por una escalada de secuestros virtuales, modalidad que consiste en engañar a través del teléfono a una persona, haciéndole creer que un familiar se encuentra cautivo y sólo será liberado mediante el pago de un rescate. Esa maniobra representa al menos el 25 por ciento del total de los delitos vinculados a la privación de la libertad.

En las últimas horas trascendieron varios casos en todo el país, entre ellos el de un concejal marplatense al que los delincuentes llamaron y, con un tono de voz angustiado, se hicieron pasar por uno de sus hijos, amenaza que se desactivó rápidamente ya que el joven se encontraba en su casa. Algo similar ocurrió en la localidad bonaerense de Ramos Mejía, donde las autoridades reconocieron que hubo al menos cuatro intentos de secuestros virtuales en la zona.

Los investigadores creen que, por el desarrollo de las llamadas, se trataría de la misma banda que actúa más allá de la distancia geográfica, con logística y diversas ramificaciones. Según lo denunciado en La Matanza, un vecino recibió un llamado en el cual le exigieron dinero, mientras una persona, que sería su hijo, gritaba de fondo.

Otro habitante de esa localidad alertó a las autoridades sobre una estrategia idéntica, mientras que otros dos ciudadanos aludieron que, hace unos días también lo habían llamado con esa excusa. Afortunadamente, ninguno cayó en la trampa.

Desde el Ministerio Público Fiscal enumeraron algunos indicios de que se está frente a un intento de secuestro virtual: la mayoría de estos llamados son realizados por varones, a teléfonos fijos, y se registran entre la medianoche y las 5 de la mañana; la persona que realiza la llamada conoce datos mínimos de quien atiende el teléfono; puede saber su nombre, las características de la fachada de su vivienda o del barrio, pero no conoce datos precisos sobre la persona cuyo secuestro aparenta.

Otro aspecto importante es que quien realiza la llamada intenta que no se corte la comunicación para no darle a la víctima la oportunidad de chequear la situación de la persona cuya emergencia se simula. Incluso, en algunos casos, sus cómplices utilizan otro teléfono para bloquear la línea del presunto cautivo.

Además, en muchos casos la víctima que recibe la llamada tiene la sensación de escuchar la verdadera voz de un familiar o conocido que le pide auxilio, sin notar que se trata de un impostor.

Teniendo en cuenta esto, el MPF aconsejó no brindar por teléfono información que permita su identificación o la de su familia; si un niño o una niña atiende el teléfono, supervisar que no aporte sus datos personales ni de su familia y que la llamada la continúe una persona adulta; desde otra línea telefónica verificar que el familiar o allegado se encuentra bien.

También insistió en solicitar a la persona que llama, el nombre y apellido del familiar o allegado que se indica en situación de emergencia, así como la descripción física, información de la vestimenta, el lugar y las circunstancias del suceso que habría padecido.

En tanto, para aquellos que reciban un llamado de alguien que dice pertenecer a una fuerza de seguridad o trabajar en un hospital, se recomienda solicitar sus datos personales, cargo, lugar donde trabaja, nombre de su superior y una vía de comunicación directa.

Asimismo, ratificaron la importancia de denunciar inmediatamente lo ocurrido al 911 o a la seccional policial más cercana para, aún cuando se evitó el engaño, investigar y prevenir esta creciente modalidad delictiva.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram