Friday 15 de January, 2021

Semifinal de Copa Argentina: una fiesta armada a la medida de River en donde Morón deberá ganar algo más que un partido

El cambio de horario, la polémica designación del árbitro, que es vox populi en el mundo del fútbol que es hincha ‘Millonario’, y el circo luego de fallos que dejaron al equipo de Gallardo afuera de la Libertadores y con las manos vacías en el superclásico con Boca son claros indicios de que el domingo no será una parada sencilla para los muchachos del ‘Gallo’.

Copa Argentina
La Copa Argentina tiene muchos recuerdos positivos para el 'Gallo' en el pasado reciente

“Ayer me llamaron de un canal y me dijeron que tengamos cuidado con Vigliano, que todo el mundo sabe que es hincha de River”. La charla, informal por cierto, se produjo en la puerta de un colegio en donde dos jugadores de Morón llevan todas las mañanas a sus hijos. Fue con este cronista de Primer Plano On Line, que se acercó a preguntarles cómo estaba todo.

Hay un nauseabundo aroma de que la semifinal de Copa Argentina es un partido hecho a la medida de River. De alguna manera no sólo para salvar el fracaso del año deportivo del conjunto Millonario sino también porque se avizora un negocio impactante al corto plazo. De ganar la actual competencia en donde se cruzará el domingo con el ‘Gallo’, el conjunto de Núñez saca pasaje para jugar la Recopa vernácula nada más ni nada menos que contra Boca, campeón del torneo local pasado. Y se sabe que el fútbol es un gran negocio para unos pocos.

Mauro Vigliano
Vigliano, que en el ambiente se sabe que es hincha de River, dirigirá el partido en Mendoza

Morón molesta en este lugar. Así lo sintieron sus dirigentes en las últimas dos semanas. Pese a la euforia por la extraordinaria faena del equipo que comanda Walter Otta, los directivos se sintieron despreciados por la AFA. Primero con la demora en poner la fecha, en donde esperaron a saber el destino de River en la Libertadores. Luego por el cambio de horario repentino, inconsulto y hasta ridículo: no hay motivos para cambiar en tres horas el inicio de un cotejo que se sabía debía jugarse hace al menos 10 días. La excusa de la seguridad no se la cree nadie. Todo el mundo sabe que la modificación fue por un pedido de la entidad de la banda. Y lógicamente, la sorprendente designación de Mauro Vigliano como encargado de dirigir el juego fue la gota que desbordó el vaso.

“Ojalá Dios nos acompañe el domingo y demos otro golpe”, confió Walter Otta, el técnico de Morón en su visita del martes a Primer Plano. Evidentemente, el Gallo necesitará algo más que jugar su partido perfecto. Una ayuda suprema quizá pueda equilibrar el manto de sospecha que rodea lo que debería ser una fiesta deportiva.

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram