Saturday 19 de September, 2020

“Sin cuarentena se hubiese muerto gente en las calles”: la cruda definición del interventor del Hospital Posadas

La ocupación de camas de terapia intensiva en ese nosocomio llegó al 98% y ahora está en el 95,5%. Alberto Maceira recordó que, al inicio de su gestión, el establecimiento contaba con 28 lugares para recibir a pacientes que requieran ventilación y la cifra ahora se triplicó.

Alberto Maceira, interventor del Posadas, y una cruda definición sobre la batalla diaria que libran en el centro de salud

“Sin cuarentena se hubiese muerto gente en las calles”. La definición, con tinte dramático de sólo escucharla o leerla, pertenece al interventor del Hospital Posadas, Alberto Maceira. La pronunció durante una entrevista con el canal Crónica TV, en la que también destacó que la pronta disposición del gobierno nacional resultó clave para enfrentar la pandemia.

Esta mañana, en el reporte sanitario del Ministerio de Salud, la jefa de terapia intensiva del nosocomio ubicado en Morón, Constanza Arias, informó hoy que a pesar del aumento en la capacidad de camas con que se preparó ese servicio para afrontar la pandemia de coronavirus, durante la segunda semana de julio se llegó a tener un 98 por ciento de ocupación, en tanto hoy se ubica en el 95.5 por ciento.

Al participar del reporte diario que emite la autoridad sanitaria sobre la evolución del coronavirus, la médica intensivista dijo que hoy la ocupación es del 95,5 por ciento. Arias explicó que el servicio de Terapia del Hospital Nacional Posadas tenía cuando se declaró la pandemia 28 camas y que en la actualidad son 43, de las cuales 27 están destinadas a paciente con Covid-19.

Además, se prepararon «camas críticas en otras áreas del hospital» como las 12 de internación en unidad coronaria, 11 en servicio de emergencias, 6 en la unidad de recuperación post anestésica y 8 camas más en el sector de terapia intensiva pediátrica que no se utilizaron.

En ese sentido, la médica dijo que hay un saldo positivo a futuro en el aumento de las capacidades de atención, con la incorporación de «una amplia gama de equipamiento: respiradores, monitores, bombas de infusión, ecógrafos», entre otras. Sobre los pacientes tratados, Arias comentó que el servicio recibió 120 en estado grave, con un promedio de edad de 55,7 años.

De ellos, un 70% presentó enfermedades como obesidad, hipertensión y diabetes, el 100% requirió asistencia con oxígeno en altas concentraciones y 70% debió ser intubado. El área es atendida por 50 médicos especialistas en terapia -entre médicos de planta, de guardia y residentes- y más de 40 kinesiólogos, nutricionistas, enfermeros, ayudantes, higienistas y camilleros.

«Son largas horas de trabajo, con la angustia que genera el riesgo de contagio y el contacto permanente con la enfermedad y la muerte», señaló Arias y concluyó pidiendo a la población que respete las medidas de cuidado para minimizar la difusión del virus.

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram