Monday 26 de July, 2021

Sueño olímpico: un estudiante de la UNAHUR se sube al ring para representarnos en los Juegos de Tokio

Francisco "Bebu" Verón cursa el Profesorado en Educación Física de la Universidad Nacional de Hurlingham. A los 22 años, este vecino de José León Suárez participará en los Juegos Olímpicos en la categoría 75 kilos de la disciplina deportiva.

Francisco "Bebu" Verón, una promesa del boxeo nacional que ya palpita los Juegos Olímpico 2020 en Tokio

Después de aprobar las primeras tres materias de su carrera universitaria, Francisco Verón se dispone a cumplir su sueño. Hace cuatro años forma parte de la Selección Argentina de Boxeo y se ganó el pasaje a los Juegos Olímpicos gracias a estar ranqueado entre los tres mejores de América en su categoría.

Este sábado 24 de julio se realizan los sorteos y sabrá cuándo será su primera pelea en la competencia de la que participan otros cuatro argentinos -tres varones y una mujer-.

Feliz por la experiencia que ya está viviendo en Tokio, asegura: “Esto no tiene precio; estoy muy contento y disfruto cada día”. Obviamente, en tiempos de pandemia, hay limitaciones que hacen de estos Juegos Olímpicos una competencia diferente a la de otras ediciones: no están habilitadas las reuniones con delegaciones de otros países y los atletas no pueden salir de la villa olímpica. Todos deben usar permanentemente el barbijo y usar alcohol en gel a sabiendas de que el contagio de Covid puede dejarlos fuera de la competencia. “En boxeo se pelea un día y si se gana, se descansa un día y al siguiente se vuelve a pelear. Cinco días de aislamiento nos dejarían afuera de los juegos”, explicó el atleta a la revista digital Aula Abierta de la UNAHUR.

Para subirse al ring en Tokio, Francisco entrenó duro en el gimnasio y en una plaza de la localidad de José León Suárez, donde vive

El joven estudiante de la Universidad de Hurlingham valora el logro alcanzado después de tanto esfuerzo personal y deportivo. La práctica profesional de boxeo y la cursada de una carrera universitaria no es tarea sencilla en lo cotidiano. Si bien cuando terminó la secundaria en 2017 sabía que quería estudiar el Profesorado de Educación Física, su ingreso a la Selección postergó el inicio de la carrera ya que los viajes y concentraciones le hacían imposible organizarse. Este año por fin pudo arrancar y cursar: “Podía conectarme desde el CeNARD (Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo) o desde donde estuviera haciendo la concentración. La virtualidad me facilitó mucho las cosas. Pude aprobar las tres materias en las que me anoté y ahora estoy libre hasta el próximo cuatrimestre.

Por estas horas, su única preocupación es su debut olímpico y el sueño de llegar a la final del 8 de agosto.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram

Sé el primero en comentar

Deja un comentario