Wednesday 28 de October, 2020

‘El surco loco’, la emblemática disquería de Castelar cumple 50 años

Arrancó cuando en este centro comercial no había casi negocios y sobrevivió a la extinción del disco de pasta, el magazine y el cassette. Pese a ello y con la venta del CD en franca baja, celebra sus bodas de oro como uno de los pocos locales de este rubro que logró sobrevivir en la zona oeste.

Oscar Salomone, propietario de 'El surco loco', rodeado de miles de CDs, su computadora y la consola, sus aliados de tantos años al servicio de la música

Oscar Salomone fue un visionario. Cuando en 1968 cerró la metalúrgica en la que realizaba trabajos administrativos no dudó en incursionar en el mundo de la música. Siempre le habían apasionado las disquerías y se embarcó en la tarea de encontrar un local a su medida. Así fue que surgió una oportunidad en la galería Norte de Castelar. ‘El surco loco’ finalmente se inauguró en un local vidriado frente a la calesita el sábado 23 de octubre 1969. Con un arranque más que exitoso el negocio comenzó a consolidarse al punto de querer ver más luz: en 1971 se mudó a un local a la calle en el ingreso de la misma galería sobre la calle Carlos Casares, donde estuvo hasta 1978. El nombre de su disquería surgió por consenso entre un grupo de amigos de aquella época y hace pocos años el DJ argentino de fama internacional Hernán Cattáneo ponderó aquella elección y se lo hizo saber.

A cuento de la suerte que lo acompañó en sus inicios, Salomone  recuerda que “en aquellos años la plata rendía. Con el fruto del trabajo pude comprar una casita en el barrio de Villa Ariza en Ituzaingó, mientras juntaba plata para ser dueño de un local y también me alcanzaba para vivir”. Y finalmente pudo cumplir su sueño: se convirtió en un comerciante con negocio propio. En 1977 adquirió el inmueble donde funciona en la actualidad su disquería en Carlos Casares 958 donde a diferencia de la geografía comercial y edilicia que lo circunda en la actualidad, sólo estaba rodeado de casas bajas.

El surco loco pasó por todas las etapas de los soportes discográficos: nació en tiempos del long play de vinilo y los discos simples de 45 con cuatro temas (dos por lado); más tarde llegó el magazine que no logró prosperar; después fue tiempo del  cassette hasta llegar al disco compacto ó CD,  “que para mí es por lejos lo mejor que se haya inventado para reproducir música por la calidad de sonido que ofrece”, sentencia.

Sin embargo, en tiempos de streaming, Bluetooth, Spotify y playlists que viajan en nuestros teléfonos celulares o nos acompañan por montones en las listas de reproducción de un diminuto pen drive, Salomone acepta hacer un balance por los 50 años vividos al frente de un comercio que lideró el rubro en la región. Con nostalgia reconoce que llegó el tiempo del ocaso de su disquería y reflexiona: “comercialmente éste es un pésimo momento para mi actividad. En poco tiempo más no me va a quedar otra que quedarme en mi casa aunque no me guste. Cerraré el negocio, alquilaré el local y viviré de rentas, de mi jubilación y la de mi esposa” cuenta con la certeza de haber evaluado concienzudamente la situación que le toca, por pura imposición de las tendencias del consumo. Y reconoce “va a ser difícil para mí ya que hace 50 años que tengo la misma rutina cada día”. Pero la decisión está tomada y así se lo hizo saber a su hijo contador que actualmente vive en la ciudad brasilera de San Pablo, y a su hija maestra jardinera y estudiante de psicología.

El surco loco: desde el LP hasta el CD, transcurrió 50 años musicalizando el centro comercial de Castelar
Del LP al CD: El surco loco estuvo presente a lo largo de los últimos 50 años acompañando la historia y el crecimiento del centro comercial de Castelar

En las largas horas de ocio obligado que le impone la tranquilidad comercial se dispuso a investigar cómo evolucionó su negocio en Argentina y en el resto del mundo. “Lo cierto es que en nuestro país las discográficas están editando muy pocos CDs. Y en Estados Unidos  ya no existen las disquerías; todo el mundo compra online por Amazon y recibe los discos compactos en su casa”. Y agrega otro dato que termina de explicar la tendencia de consumo de música en el futuro inmediato: “los nuevos autos que se fabrican ya no traen porta CD, sólo entrada USB”.

Hoy un disco compacto que sale a la calle oscila entre los 400 y los 600 pesos,  aunque hay casos excepcionales. “El  último CD de Paul McCartney (Egypt Station) de fabricación nacional, que  salió a la venta  el mes pasado cuesta 1300 pesos… sólo para fanáticos”, ejemplifica el disquero.

A la hora de recopilar cuáles han sido los discos o autores más taquilleros de la historia de El surco loco, Salomone no duda: “nada se vendió tanto como los LP de Sandro entre 1972 y 1973; y le siguió en la lista Palito Ortega. Los clásicos se siguen vendiendo hasta el día de hoy: los Rolling Stones, los Beatles y Pink Floyd, y entre los contemporáneos, no hay con qué darle a Joaquín Sabina, Ricardo Arjona y el violinista Andrés Rieu”. Sin embargo, rememora que este año “lo último del Indio Solari (El ruiseñor, el amor y la muerte) fue de los que la gente más esperó y llegó a la disquería a primera hora para llevárselo”.

A lo largo de la extensa historia de su disquería, Oscar Salomone acostumbró al público consumidor de Castelar a escuchar los temas y discos que fueron marcando tendencia a lo largo de los años. Es habitual escuchar desde un potente parlante ubicado en la puerta de su local los temas estreno de los solistas o bandas que lideran los rankings de Argentina y el mundo.  Sin embargo, sus preferencias no siempre coinciden con lo que reproduce la consola de El surco loco. “A mí me gustan los temas lentos y si tengo que elegir autores, mis favoritos son los Beatles, Coldplay, Keane y los Rollings, pero siempre baladas”, aclara.

Mientras disfruta de su disquería que aún ostenta una considerable cantidad de discos compactos y prepara su retiro del circuito comercial para un tiempo más o menos próximo, Salomone sigue disfrutando de su otra pasión, el fútbol: como hincha fanático y vitalicio de Boca Juniors ocupa cada quince días su platea en primera fila de la Bombonera. Además, desde 1982 es el organizador de un campeonato donde unos 80 veteranos (mayores de 40 años) disputan semanalmente un torneo a pura pasión en la localidad de Moreno. Quizás por allí pase el futuro de este carismático comerciante de Castelar que a los 73 años seguramente sabrá encontrarle a su vida un nuevo “surco” para seguir girando en su tiempo de merecido descanso.

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram

3 Comentarios en ‘El surco loco’, la emblemática disquería de Castelar cumple 50 años

  1. Con suma emoción leí la extensa nota con nostalgia de una época inolvidable Soy de Ituzaingó y mis dos hijas trabajaron junto Óscar Las jovencitas ya están en los sesenta Ellas también recuerdan esa época con añoranzas Cuento con 85 años y puedo decir que el pasado fue mejor que esté presente El mundo cambió como no iba a cambiar EL OESTE Los jóvenes eran educados no mojigatos, tenían valores que aprendían en sus casas y luego la escuela Bueno los felicito por la notas Óscar y su Surco loco se lo merecían

Los comentarios están cerrados.