Tuesday 6 de December, 2022

Tensión en el Barrio Aeronáutico de El Palomar por la orden de desalojo a una familia con una nena enferma crónica

Fue dispuesta por la Justicia Federal de San Martín. Ayer por la mañana se presentó en el lugar el funcionario a cargo de concretarla, junto a dos abogadas de la Fuerza Aérea, diez efectivos de Policía Federal y un camión de una empresa de mudanzas. Cuál fue la salida acordada tras la intervención del intendente Lucas Ghi para evitar el procedimiento.

Se impuso el sentido común y la familia Gasparini podrá continuar ocupando la vivienda: la nena tiene una patología crónica de salud

El Juzgado Federal en lo Contencioso y Administrativo Nº 1 de San Martín dispuso el desalojo de tres familias que habitan viviendas en el interior del Barrio Aeronáutico, de El Palomar, en respuesta a una solicitud planteada por las autoridades de la Fuerza Aérea Argentina. La diligencia fue dispuesta para ejecutarse en la mañana de ayer pero finalmente no se concretó, aunque el tema no está resuelto. Primer Plano Online, único medio presente en el lugar, documentó todo lo ocurrido en una jornada de alta intensidad.

Para narrar los hechos es inevitable una breve reseña. La manda judicial tiene fecha de septiembre de 2021 pero recién ayer se presentó en el lugar el funcionario a cargo de concretarla, junto a dos abogadas de la Fuerza Aérea, diez efectivos de la Policía Federal y un camión de una empresa de mudanzas. Pero se encontraron con que una de las viviendas de las que tenían que echar a la gente que la habita es la de un suboficial de la institución, Cristian Gasparini, que fue retirado con el 35% de su salario tras 16 años de servicio. Y que encima es papá de una nena con una patología de salud crónica. Esa familia había interpuesto un amparo para evitar ser sacada de la casa por la que paga un alquiler mensual.

Ese amparo estaba siendo estudiado por la justicia, que no se expidió aún sobre el particular. La casa que ocupan los Gasparini hace cuatro años está ubicada sobre la calle Villar, y fue el centro de atención de las y los habitantes del barrio, que vivieron horas de tensión y manifestaron su abierto apoyo para que no se concrete el desalojo. Sin violencia, siempre por la vía del diálogo. De la reunión con las autoridades judiciales, policiales y de la Fuerza Aérea participó Julio Velázquez, vecino del barrio y también suboficial desplazado de su rango por la institución militar. Velázquez es, además, presidente de la Asociación Civil ACASA, que se conformó hace seis meses y nuclea a la gente de ese barrio.

“Llegamos a un acuerdo para que esta familia (Gasparini) no sea desalojada y que se solucione su tema de vivienda no sólo de esta gente sino del resto, porque según la justicia son 300 las órdenes de desalojo. Hay un militar retirado, por ejemplo, que es discapacitado debido a un accidente con un avión cuando era activo, y la justicia nos dio su palabra de que esas situaciones van a ser tenidas en cuenta”, detalló Velázquez en conversación con Primer Plano Online.

El ánimo no era el mejor ayer, pero se consiguió lo que era un reclamo a voces: encontrar una vía de diálogo en una mesa en la que intervengan todas las partes involucradas. “Según el jefe de la administración del barrio, esto es una unidad militar. A mi humilde entender, con mis 40 años ligados a la Fuerza Aérea, que eso no es así porque sino nosotros no tendríamos que estar pagando nada, porque el Estado les da las respectivas partidas para mantenimiento. Por eso las dudas que tenemos sobre los carteles que pusieron con indicaciones de que esto es zona militar cuando en realidad es una barriada con familias”, completó Velázquez.

Para llegar a esa mesa de diálogo fue clave la intervención del intendente de Morón, Lucas Ghi, quien fue notificado del inminente desalojo y se presentó en el lugar luego del pedido hecho por vecinas y vecinos, como puede verse en la nota arriba. El jefe comunal acudió con Diego Spina, secretario de Servicios Públicos, y hablaron con las autoridades del barrio. Intentó políticamente resolver el conflicto y lo que consiguió, de común acuerdo, es la firma de un acta en el que se estableció postergar los desalojos para seguir conversando.

Antes de la presencia de ambos funcionarios, personal de Minoridad del Municipio intentó participar del procedimiento judicial en la casa de la familia Gasparini, cosa que le fue impedida por los responsables del operativo. De la mesa acordada, el intendente pidió que sea parte el Ministerio de Defensa de la Nación, para que la posible solución que se obtenga sea por la vía de la política, no sólo administrativa. Es que la idea es evaluar caso por caso, para establecer las respectivas prioridades.

Consultado sobre la incertidumbre que están atravesando las familias del Barrio Aeronáutico, el intendente Lucas Ghi había expresado a poco de asumir en el cargo que la premisa de su gestión es que “ninguna familia se quede en la calle”. “El Estado Municipal no va a ser neutral. No vamos a permanecer indolentes frente a esta situación”, fue su sentencia de entonces.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram