Friday 26 de February, 2021

Todos por Titi: la campaña para ayudar a que un nene de cinco años con cáncer tenga su casa en condiciones

Thiago Santino Cárcano es un vecinito de Ituzaingó que lucha para salir delante de una grave enfermedad que duplica su tamaño cada 24 horas. Recién termina su primera tanda de quimioterapia en el hospital Posadas y el hogar en el que vive no está en condiciones para el tratamiento que debe seguir. Enteráte cómo podés contribuir con la causa.

Todos por Thiago: el pequeño guerrero de Ituzaingó atraviesa un cuadro muy complejo de salud y se aferra a la vida en el hospital Posadas

Una cruzada solidaria golpea las puertas de los corazones sensibles de la región oeste. Es para ayudar a un pequeño guerrero de cinco años, Thiago Santino Cárcano, que lucha desde el 2 de diciembre pasado, cuando le confirmaron el delicado cuadro de salud que tenía.

‘Todos por Titi’ es la movida que inició la familia del chiquito por redes sociales, y de la que hizo parte a Primer Plano Online. El nene se encuentra internado actualmente en el Hospital Posadas, en la Unidad de Terapia Intensiva Pediátrica, desde que le diagnosticaron, a principios del mes pasado, que padecía un Linfoma de Burkitt, que es un cáncer que duplica su tamaño cada 24 horas según le explicaron los médicos que lo atienden a la familia.

“Titi era un nene sano y feliz. Fue muy mal diagnosticado durante dos semanas en el Hospital del Bicentenario de Ituzaingó. En la última consulta pedí que le realicen una ecografía de abdomen ya que se lo veía hinchado, y me respondieron que no se encontraba el ecografista. Por eso lo llevamos al Posadas, donde ingresa por guardia, le realizaron varios estudios, incluso punción de médula, biopsias, y lo internaron de urgencia en terapia, donde incluso lo intubaron”, relató Solange Corleto, la madre del pequeño, a Primer Plano Online.

Desde ese momento a Thiago lo durmieron, es decir, le indujeron el coma. Y al otro día de su internación los profesionales ya contaban con el diagnóstico. El problema delicado que enfrentaba el nene es que el tumor ya había reventado ocasionando y el líquido había afectado y comprometido todos sus órganos. Lo que propusieron los médicos a la mamá de Titi era una quimioterapia intensiva, pero “era imposible darle por su estado tan crítico y el enorme riesgo de vida”, recordó Sol.

“Llevó varios días estabilizarlo, ya que con el correr de las horas la situación se ponía más compleja. Luego de unas semanas de muchísima angustia y desesperación, el equipo de Terapia y Oncología toman la decisión de iniciar el tratamiento indicado y recibió el primer bloque de quimioterapia intensiva”, explicó la mamá. “Sabíamos que era una bomba interna tan agresiva como la misma enfermedad, pero no había opciones y debíamos correr el riesgo”, agregó.

El tratamiento no estaba ajeno a complicaciones. Según recuerda Solange, la recaída del chiquito “fue extrema y desesperante tanto para él como para los médicos. No te puedo explicar cómo estábamos nosotros”. La vida de Titi pendía de un hilo por esas horas: sufrió descompensaciones y las novedades sobre el cuadro eran minuto a minuto. No había prácticamente función renal ni siquiera con diálisis, no había función medular, su función respiratoria dependía de una máquina, su cuerpito comenzó a llenarse de hongos por dentro y por fuera, herpes que destrozaban su piel e infinitas infecciones que no dejaban de aparecer.

“Thiago recibía tres bolsas de sangre y otras tres de plaquetas por día. Los partes eran desesperantes. Era el paciente más grave de terapia sostenido farmacológicamente y con un respirador que lo mantenía con vida. A medida que los efectos de la quimioterapia iban disminuyendo, la enfermedad iba tomando fuerza, pero éste super héroe nunca bajó los brazos”, narró mamá.

Los primeros días de enero tuvieron que operar a Thiago de manera imprevista: se le había perforado su intestino en dos partes y hubo que extirpar un hongo de su mejilla que se alimentaba de sus pocas defensas. Después de más de 50 días, los médicos decidieron retomar el tratamiento y avanzar con el segundo bloque de quimioterapia pero con dosis al 50%, para evitar una recaída tan grande como provocó la primera.

En la actualidad, ya con casi dos meses de internación, los médicos necesitan retirar el tubo para que el nene respire y realizar una traqueostomía, “aunque estemos esperando la tormenta de los efectos secundarios de la quimioterapia”, advirtió Solange. Además, ya les informaron que tiene una lesión “importante” en un pulmón y uno de los efectos secundarios son los sangrados internos, junto a su boca, que está muy lastimada.

Desde la Casa Posadas, donde pasa sus horas de angustia y esperanzas, la mamá de Thiago explicó a Primer Plano Online el motivo de la campaña. “Nosotros vivimos en Udaondo, en Ituzaingó. Tenemos que acondicionar nuestra casa para cuando Dios disponga que Titi pueda salir y su estado clínico le permita hacer el tratamiento ambulatorio. Él necesita una pieza para que pueda estar solo, donde tenga enchufes y un piso que se pueda higienizar constantemente”, detalló.

“Mi casa está sin terminar. No tenemos piso cerámico y habría que dividir la habitación, así él podría estar mejor en su lugar. Además, no tenemos agua caliente y tenemos problemas de electricidad. Yo estoy sola con ellos y mis hermanos y abuelo jubilado”, explicó Sol.

Para esa obra hay una cuenta abierta pero la dignidad es tal que no piden nada gratis ni regalado: si alguien se ofrece a realizar el trabajo, que sea al menor costo posible, tanto que la mujer pueda costearlo. Se trata de la levantar una pared, colocar cerámicas y cajas para abastecer de electricidad a la casa. Para recaudar fondos hay una cuenta abierta, que es la siguiente:

Banco Provincia, a nombre de Solange Corleto

CUB: 0140087803502352846945

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram