Sunday 26 de September, 2021

Tradición en Ituzaingó: con el comienzo de los Juegos Olímpicos encienden la llama en la Plazoleta del Maratonista

Se trata de la octava edición en la que un grupo de amantes del deporte realizan la ceremonia. Cada noche, mientras dure la competencia, vecinos y vecinas se acercan al espacio público ubicado en Ratti y Mansilla para homenajear simbólicamente a cada una de las disciplinas.

En la Plazoleta del Maratonista, un grupo de amantes del deporte le rinden homenaje a los Juegos Olímpicos

Poca gente sabe que la escultura erigida en la Plazoleta del Maratonista, en Ituzaingó, es la tercera a nivel mundial que homenajea a los atletas que hacen de la resistencia un arte. La primera se creó en Grecia, país inventor de la disciplina; la segunda en Alemania, pero ambas representan a figuras arriba de un pedestal.

Sin embargo, la que ideó y llevó adelante el artista plástico Danilo Bambú está hecha en base a la dimensión exacta de un ser humano, y es la foto de Delfo Cabrera, atleta argentino especializado en pruebas de larga distancia cuyo mayor logro fue la medalla de oro en la maratón de los Juegos Olímpicos de Londres en 1948.

Ese espacio público desde 1992 reúne a vecinos, vecinas y amantes del deporte en general en una pequeña y simbólica ceremonia que se realiza cada cuatro años con el inicio de la competencia ecuménica más importante. Allí, en Ratti y Mansilla, cerca de las 20 de cada día mientras duren las diferentes disciplinas se enciende la llama olímpica y se deja prendida durante 6 horas, para volver al día siguiente a darle mecha de nuevo.

“Se ha convertido en una tradición cada cuatro años. Esta es la octava edición en que lo hacemos. Es algo lindo, destinado a toda persona que le gusta el deporte y sirve para homenajear este evento, que son los Juegos Olímpicos”, reflexionó José María Camarotta en conversación con Primer Plano Online.

Se trata de un reconocido vecino de Ituzaingó, quien fue responsable de la vuelta atlética, una carrera que se corrió durante muchos años en el distrito. Con los cuidados lógicos por la pandemia, que no terminó, en grupos reducidos irán cada noche durante los 20 días que dura el evento a prender la llama con alcohol y querosén.

“Esta vez se complicó todo a nivel mundial con el virus, pero Dios nos está dando una mano para seguir adelante. Una vez llegó a haber 50 personas. Ahora, por la pandemia, tratamos de dividir y que vengan de a poca gente. Yo considero que un ciclista, un futbolista, un boxeador, hasta un ajedrecista admira la maratón”, cerró Camarotta.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram