Thursday 24 de September, 2020

Tres días de duelo en La Matanza por la muerte de Bachi, definido por sus pares como “un mártir de los pobres”

“Nos deja el ejemplo de la auténtica caridad cristiana, esa que lo hizo amar al prójimo incluso sobre sí mismo”, destacó el intendente Fernando Espinoza. En tanto, los curas villeros valoraron su testimonio de vida “compartida y entregada en su entrañable Villa Palito”.

La muerte de Bachi trascendió la frontera de lo espiritual y causó conmoción en quienes conocían su obra en favor de los más vulnerables

El intendente de La Matanza, Fernando Espinoza, decretó tres días de duelo municipal por el fallecimiento del sacerdote Basilicio Brítez, conocido por todo el pueblo matancero como padre ‘Bachi’, quien luchó durante dos meses en contra de la infección por el Covid-19 que contrajo cumpliendo su apostolado al servicio de los más necesitados en la parroquia San Roque González y Compañeros Mártires del barrio Almafuerte, ex Villa Palito. Fue el cura del mismo barrio en el que vivió desde los 10 años de edad.

“El cielo de la Matanza llora la partida física de nuestro querido padre ‘Bachi’, que ha sido durante toda su vida ejemplo de amor, pasión, entrega, fe, fuerza y solidaridad y que ahora descansa en la paz del Señor. Nuestro amado padre Bachi nos deja el ejemplo de la auténtica caridad cristiana, esa que lo hizo amar al prójimo incluso sobre sí mismo, y la demostración de cómo se lucha para que todas y todos tengan igualdad de oportunidades y justicia social. Fue ejemplo de entrega por el otro en toda La Matanza”, señaló el jefe comunal.

Por su parte, la Comisión Nacional de Pastoral de Adicciones y Drogadependencia y el equipo de Sacerdotes de Villas de Capital y Gran Buenos Aires lamentaron la muerte ‘Bachi’, de quien consideraron que “al igual que el Padre Carlos Mugica» fue «de alguna forma un mártir de los pobres».

Sus pares lo recordaron como una persona “amigable y amigazo» y lamentaron que «estaba enfermo de Covid-19, agravado por sus enfermedades de base». Al respecto, resaltaron que «dio su batalla hasta el final y fue acompañado por la oración de todos los que lo conocían en las parroquias de las villas matanceras y de las comunidades de Añatuya”.

“Su vida compartida y entregada en su entrañable Villa Palito, su compromiso personal y comunitario con el Equipo de Curas de Villas y su presencia tan testimonial en la Comisión de Pastoral de Adicciones hacen que estas palabras escritas en su recuerdo sean asumidas por ambos espacios de nuestra Iglesia argentina”, destacaron.

“Gracias, Bachi, por unirnos hasta el final en este mundo que, para vos, ya es eternidad junto al Padre. Querido samaritano, que la Virgen de Caacupé te reciba y abrace en tu nueva casa donde todo es luz”, concluyó el comunicado.

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram