Tuesday 13 de April, 2021

Un poco de sentido común: le dieron arresto domiciliario a la mujer que estaba presa por defenderse de su agresor

Cintia Caruso se reencontró con sus seis hijas y su hijo luego de estar detenida desde noviembre pasado. Con tobillera electrónica está en su casa del barrio León, de José C. Paz, y no puede moverse ni siquiera para ir a renovar la tarjeta que le permite cobrar la Asignación Universal.

Cintia en su casa, con la tobillera electrónica que no le permite moverse más allá de los límites de su domicilio

Y si. La primera reflexión que se cruza por la cabeza de cualquier lector es unánime: para una mujer que se defendió del sujeto que la agredía hay tobillera electrónica y para el motochorro asesino de Ramos Mejía no. Como sea, un poco de sentido común gano espacio en el sistema judicial, y esa mujer presa desde noviembre está de vuelta en su casa con sus seis hijas y su hijo.

Cintia Caruso, la joven vecina de José C. Paz que estaba detenida desde noviembre acusada del delito de homicidio agravado por el vínculo en grado de tentativa, recibió el arresto domiciliario y dejó en penal de Magdalena, al cual había sido trasladada. Como informó Primer Plano Online, ella permanecía tras las rejas por haberse defendido del ataque de quien era su pareja de entonces.

“El miércoles me avisaron a las 10 de la mañana que me iba a mi casa, agarré mis cosas y me fui. Al mediodía ya estaba de nuevo con mis hijos”, cuenta la mujer en conversación telefónica con este medio. Recuerda que aquella jornada había estado discutiendo Sebastián, su expareja y padre de dos de sus hijas, hasta que ella optó por irse a la casa de una amiga. Al regresar al domicilio en el que vivían no la dejaban entrar.

“Me pegó dos o tres patadas y cuando caigo veo un cuchillo que él tenía en la mano. Yo creí que se lo había clavado en el brazo pero no, fue al costado del ombligo. Corrí para la esquina, tomé a mis hijas y me fui”, expresó sobre aquel momento en el cual todavía estaban en pareja. El hombre estuvo apenas unas horas internado en observación y fueron las hermanas de él quienes realizaron la denuncia.

AUDIO: EL RELATO DE CINTIA SOBRE SUS MESES EN LA CÁRCEL Y LO QUE PASÓ CON SU AGRESOR 

 

Pese a que Cintia se había presentado 18 veces en la justicia como víctima de violencia, y hasta había obtenido una restricción perimetral de acercamiento, después de esa situación en la que se defendió de su atacante terminó presa. Antes había pasado situaciones de un acoso y violencia permanente: «si alguien me saludaba por la calle es porque había estado con él», indicó la mujer. Incluso, cuando ella se iba de su casa luego de una pelea, él le vendía las cosas que ella tenía, como para hacer trabajos de peluquería, para comprarse drogas y alcohol. 

El caso que reveló este medio y que provocó semejante indignación terminó haciendo que la justicia revise su proceder y, tras casi cinco meses tras las rejas, terminaron por morigerar el arresto y dejarla ir a su casa, con un dispositivo que no le permite superar los límites del domicilio fijado.

Tenía 18 denuncias por ser víctima de violencia, se defendió de un ataque y hace cinco meses está presa

Para la mujer, de todos modos, la vida sigue siendo cuesta arriba. Como no se puede mover de la casa que ocupa en el barrio León, de José C. Paz, junto a Cristian, su actual pareja y papá de su hija más chica, no sabe cómo hacer para renovar la tarjeta que le permita a cobrar nuevamente la Asignación Universal por Hijo. “Supuestamente tengo la tarjeta, pero como no la pude ir a buscar todavía no puedo cobrar. Espero poder resolverlo cuanto antes”, cuenta Cintia.

Y hasta sueña con comprarse una máquina de coser para poder hacer trabajos en su casa. “Ojalá”, se entusiasma frente a la posibilidad de que alguien la tenga y se la pueda acercar para darle una mano. Pero también reclama: “Solamente quiero que la justicia sea justa y me escuche”.

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram

Sé el primero en comentar

Deja un comentario