Monday 6 de February, 2023

Una costumbre temeraria: casi la mitad de conductores en Acceso Oeste no usa cinturón de seguridad

Las cifras son las más negativas de los últimos cuatro años y marcan una tendencia preocupante. El estudio se realiza bajo un modelo con homologación internacional y con el soporte técnico del Centro de Experimentación y Seguridad Vial de Argentina (Cesvi).

El estudio analizó velocidad máxima y mínima, uso de luces y luces de giro, uso de teléfono celular y del cinturón de seguridad

Dos de las arterias más transitadas del área metropolitana, como son Acceso Oeste y la General Paz, permiten identificar una temeraria y preocupante conducta de las personas que manejan vehículos de cualquier porte. En el primero de los casos, sólo el 37% utiliza el cinturón de seguridad, mientras que en el segundo la cifra asciende al 47%.

Las cifras son las más negativas de los últimos cuatro años y marcan una tendencia preocupante. Surgen del último informe elaborado por el Observatorio Vial de Autopistas del Sol (Ausol) y del Oeste correspondiente a 2022 (en 2020 no se realizó por la pandemia), en el que se analiza el comportamiento de los conductores de ambas arterias neurálgicas, por donde a diario se mueven al menos 1.300.000 vehículos.

El estudio, publicado hoy en el diario La Nación, se realizó bajo un modelo con homologación internacional y con el soporte técnico del Centro de Experimentación y Seguridad Vial de Argentina (Cesvi), que realiza las mediciones dinámicas en sitios puntuales y bajo condiciones que no impliquen distorsión; por ejemplo, se evitan las horas pico. La toma de las muestras ocurre de vehículo a vehículo, con un técnico que acompaña al conductor y registra los parámetros necesarios: velocidad máxima y mínima, uso de luces y luces de giro, uso de teléfono celular y del cinturón de seguridad.

Los datos del año pasado permitieron concluir, también, que el 25% de las y los conductores que circulan por el Acceso Norte y la avenida General Paz utilizan el celular al conducir, mientras que en el Acceso Oeste esa cifra llega al 27%. El dato es alarmante ya que, según los expertos que participaron del análisis, el riesgo de involucrarse en un accidente se incrementa cuatro veces al hablar por teléfono o al enviar mensajes mientras se maneja.

Pero el peligro también está presente al mantener una conversación con el manos libres. Aquí algunos ejemplos para tener en cuenta, incorporados en el informe: al conducir un vehículo a 110 km/h, una velocidad media para una autopista, responder con OK o enviar un ícono equivale a recorrer 120 metros a ciegas en cuatro segundos; responder “estoy manejando, después hablamos” es igual a transitar 240 metros, sin prestar atención al camino, en ocho segundos.