Saturday 28 de November, 2020

Con una estrella amarilla por la conciencia vial, recordaron a las víctimas del doble homicidio al volante en el Acceso Oeste

Familiares y amigos de Martín Galarraga y Juan José Castilla, quienes perdieron la vida como consecuencia de las pésimas maniobras que realizaba el conductor alcoholizado Alan Rodríguez, les brindaron un sentido homenaje.

Estrella por Martín Galarraga y Juan José Castilla
La estrella instalada al costado de la Autopista del Oeste, donde ocurrió la fatalidad que les costó la vida las dos víctimas fatales

Como todas las mañanas, Martín Fernando Galarraga (39) se dirigía a su trabajo en la empresa Tecnología Argentina en Cintas S.A. (TACSA), en Villa Tesei, donde hacía 15 años era operario, la mitad de los años que la firma lleva radicada en Hurlingham. El ‘Negro Ton’, como le decían sus allegados, viajaba en moto porque le gustaba ese medio de transporte, pero además por la dinámica para llegar y los costos operativos que demandaba. El jueves 15 de febrero, de madrugada, el destino le tenía marcado cruzarse con un asesino al volante que le llevó la vida.

Juan José Castilla (46) había encontrado el equilibrio entre el trabajo y la familia. Disfrutaba de su matrimonio con Mariana Murcia y de sus hijos Agustín y Román, de 18 y 13 años respectivamente. Su otra hija, Candela, fruto de su anterior relación, ya había formado su propia familia junto a su esposo Andrés, pero igual él estaba para los tres, como cualquier padre de esos que son infaltables. Su pequeña empresa de camiones recibió el encargo de una entrega en Buenos Aires y consultó a dos choferes para saber si podían hacerla. Pero la negativa de ambos lo obligó a tomar una decisión que a su mujer mucho no le gustó, pero que respetó por la responsabilidad con la que el hombre encaraba su trabajo. Viajó él en persona para cumplir con la contratación, cuyo destino era Avellaneda. Cuando estaba llegando a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, transitaba por el Acceso Oeste y, a la altura del Camino del Buen Ayre, el auto de Alan Rodríguez se le fue encima. Una maniobra para intentar evitar el choque provocó el vuelco del camión. Y la muerte de Castilla fue instantánea por las heridas que recibió.

Ayer, en medio de una mañana soleada que fue simbólica para recordar el amor que ambos dejaron, familiares, amigos y compañeros de trabajo de Martín Galarraga y Juan José Castilla los recordaron con el descubrimiento de un cartel con una estrella amarilla con sus nombres en la colectora Gaona del kilómetro 30, en el camino de la Ribera. “No sumes otra estrella más al cielo”, fue el motivo de la convocatoria, en la cual el objetivo es sembrar conciencia vial para que no haya más asesinos al volante ni familias rotas por el dolor infinito.

La causa judicial por el doble homicidio culposo, mientras tanto, está a la espera del juicio y el responsable de las dos muertes está libre. La Sala 3 de la Cámara de Apelaciones y Garantías en lo Penal de Morón acaba confirmó el fallo firmado en primera instancia por el juez Jorge Rodríguez que otorgó “inmediata liberación” a Alan Rodríguez luego de haber estado poco más de dos semanas preso.

Castilla y Galarraga
Juan José Castilla y Martín Galarraga, las víctimas del asesino al volante que llegará libre al juicio por la tragedia que provocó

Los jueces Sandra Claudia Mingolo, Adolfo Eduardo Naldini y Elizabet Miriam Fernández ratificaron lo actuado por el magistrado del Juzgado de Garantías Nº 5 Morón, quien determinó que Surditto DJ, como se hacía llamar por su actividad nocturna de pasar música en boliches bailables, no iba a entorpecer la investigación ni tenía antecedentes, por lo cual le otorgó la libertad de manera inmediata el pasado 6 de marzo bajo caución juratoria luego de permanecer aprehendido desde el día de la tragedia. La fiscal Graciela Biassotti, de la UFI 2 de Ituzaingó, había pedido la prisión preventiva del imputado, que con el fallo de la Cámara llegará en libertad al juicio. Lo más increíble es que ni siquiera tiene restricciones para manejar. El delito que se le imputa tiene una pena máxima de seis años.

Los familiares de Martín Galarraga y Juan José Castilla, mientras tanto, aguardan justicia y reclaman que se modifiquen las leyes. “Gracias a mi familia por no dejarme bajar los brazos. Sigo adelante por mis hijos”, sintetizó María Galiano, viuda del joven motociclista.

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram