Wednesday 16 de June, 2021

Una investigadora de la Universidad de Morón fue premiada por el estudio de una maleza que podría tratar el Parkinson

María Alexandra Monsalvo recibió el premio Armando Cáceres por su presentación sobre las propiedades de la planta conocida como “campanilla” para el tratamiento de enfermedades neurodegenerativas y depresión concomitante.

María Alexandra Monsalvo es ingeniera agrónoma graduada de la Universidad de Morón

María Alexandra Monsalvo es investigadora del Instituto de Recursos Biológicos, graduada como ingeniera agrónoma en la Universidad de Morón. Junto a un grupo de profesionales de su misma casa de altos estudios, del INTA, el Conicet y la Universidad de Buenos Aires participó del 8° Congreso Internacional de Fitocosmética y Fitoterapia, que tuvo lugar en la Universidad de Belgrano. Allí presentaron su trabajo “Caracterización bioquímica de extractos de hojas y semillas de Ipomoea purpurea (L.) Roth (Convolvulaceae) y evaluación de sus efectos sobre monoamino oxidasas”.

La compleja nomenclatura bajo la cual se expuso la presentación da muestras de que la Ipomoea purpurea (Convolvulaceae) presenta extractos que contienen compuestos capaces de inhibir enzimas conocidas como monoamino oxidasas (MAO), las que en humanos se presentan en dos formas: MAO-A y MAO-B.

En este sentido, Monsalvo señaló que «esta especie, si bien es considerada maleza de cultivos, también es una planta de uso ornamental que presenta interés farmacológico para el tratamiento de la enfermedad de Parkinson y la depresión concomitante».

Sus extractos contienen compuestos capaces de inhibir ambas MAO en condiciones in vitro, lo que convierte a este hallazgo en una contribución prometedora para el desarrollo de nuevos fármacos naturales.

En el laboratorio, Monsalvo pudo comprobar los resultados positivos obtenidos en la aplicación de extractos de hojas y de semillas de la planta sobre enzimas recombinantes humanas en ensayos biológicos in vitro. En este sentido, la investigadora indicó que la composición fitoquímica está relacionada con la actividad inhibitoria de los extractos sobre las enzimas MAO, aunque aún falta conocer cuáles son los principios activos responsables.

En lo que hace a su aplicación en torno a la enfermedad de Parkinson, las neuronas que generan dopamina mueren, por lo que hay poca cantidad de este neurotransmisor, indicó Monsalvo y agregó “esto se agrava si, además, hay una enzima que se ocupa de metabolizarla como es la MAO-B, lo que hace que se vean los efectos de la enfermedad en el paciente”.

Finalmente Monsalvo junto con Natalia Colettis y Mariel Marder -Instituto de Química y Fisicoquímica Biológica, UBA y Conicet-; Renée Fortunato –INTA, Conicet y Universidad de Morón-; Marcelo Wagner y Rafael Ricco -Facultad de Farmacia y Bioquímica de la UBA-, lograron identificar el efecto de los extractos vegetales en el sistema nervioso central.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram