Sunday 17 de October, 2021

Una mujer denunció estar retenida contra su voluntad y quedó detenida: la justicia duda de su versión

Vecinos llamaron al 911 tras oír disparos de arma de fuego y, al llegar al lugar, la Policía escuchó gritos pidiendo ayuda. En el lugar había un invernadero de marihuana y elementos de corte y precisión para la venta. El dueño de la casa también quedó tras las rejas.

A los investigadores les sorprendió que la puerta estuviera sin llaves: ¿se trató de un engaño?

Una mujer de 25 años fue aprehendida y su expareja y padre de su hijo menor detenido luego de que la Policía descubriera un invernadero de marihuana en la vivienda del sujeto en Laferrere. Detrás del arresto de la chica hay una historia que revela Primer Plano Online: si bien denunció ser víctima de una privación ilegal de la libertad, la justicia sospecha que es cómplice del dueño de la vivienda e inventó esa situación cuando los efectivos llegaron al lugar.

Según logró reconstruir Primer Plano Online, hasta el domicilio ubicado en la calle Recuero al 7.500, en la citada localidad de La Matanza, se acercó un móvil policial de la Subestación Sur que cumplía tareas preventivas en la zona. Al encontrarse con un cuadro que a simple vista parecía complejo los uniformados requirieron apoyo de efectivos de la Unidad Táctica de Operaciones Inmediatas (UOTI). Es que el dueño de la casa en cuestión “comenzó a eludir todo tipo de respuesta mientras insistía que se hallaba solo en el domicilio”, precisó un investigador consultado por este medio.

En medio del diálogo con los policías, se escuchó desde el interior de la finca el grito de una mujer pidiendo ayuda “de forma desaforada”, agregó el vocero. En ese instante, el sujeto, identificado como Daniel Darío Dicilio (33) “se volvió hostil” con los agentes y agredió físicamente a un efectivo. “En virtud estar ante una situación de una persona pidiendo socorro se realizó un allanamiento de urgencia”, informó la fuente.

Una vez en el interior de la morada, los investigadores visualizaron, a través del marco de una ventana, a una mujer que continuaba gritando y haciendo señas con sus brazos con dos criaturas a su lado. Daiana Mariel Graziani (25) mantenía aferrados a su cuerpo a sus dos pequeños hijos, un nene de tres años y una nena de ocho. Sin embargo, un primer dato llamó la atención: la puerta de ese lugar no estaba cerrada con llave. ¿Por qué no salió entonces la mujer? Encima, el dueño de casa es el padre de la menor de las criaturas, que no evidenciaban muestras de nerviosismo.

Ya en el interior de la vivienda la Policía requisó el domicilio y encontró primero varios frascos con una sustancia vegetal, balanzas de precisión y elementos de corte y fraccionamiento. Asimismo, en el patio se halló un invernadero de cannabis sativa, equipado con un sistema de riego continuo, automatizado, y luces de calor y crecimiento con accesorios digitales y temporizadores, extractores de aire, y medidores de temperatura ambiente y de ph, todos digitales conectados a un sistema cronométrico y varios envases con productos químicos para el cultivo.

Había, en total, 20 plantas de marihuana de unos 2,5 metros de altura aproximadamente. También incautaron en el lugar una pistola marca GMC, calibre 22 largo con tres municiones en cargador y con proyectil en recamara, sin pedido de secuestro activo, y un Chevrolet Corsa de color gris que si bien no tenía impedimento de circulación sí la numeración de chasis y motor se encuentran suprimidos.

El juez Jorge Rodríguez, titular del Juzgado Federal Nº 2 de Morón, dispuso la detención e incomunicación de Dicilio y también de la mujer, hasta tanto se establezca fehacientemente qué hacía en esa casa. Todos los elementos fueron incautados y los menores fueron entregados en custodia a su abuela materna.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram