Tuesday 28 de September, 2021

Vecina de Hurlingham armó un grupo en redes sociales para resolver problemas caseros de albañilería y es furor

Valery de Sosa es peluquera y manicura y pretendía meterse para encontrar la respuesta en la jungla cibernética, pero se encontró con que no había nada específico. Empezó a sumar adhesiones y se abre camino a fuerza de la solidaridad y la empatía de varios hombres y muchas mujeres.

Valeria Salguero levantando la pared de la nueva habitación que construye para su hija adolescente ayudada por su marido Lucas

“Básicamente quería saber qué cosas tengo que tener en cuenta para hacer un contrapiso. Me doy maña con varios trabajos de albañilería, pero en muchos temas no tengo ni idea”. Valeria Salguero es una vecina de Hurlingham que tiene el desafío de construir una habitación para su hija mayor en la casa de su nueva pareja, a la que se mudó para armar su familia ensamblada y arrancar de nuevo.

Ella es peluquera y manicura, con lo cual tiene habilidades con sus manos. Pero otras no, por caso cómo nivelar un piso. Sin barreras que le impidan seguir adelante, se le ocurrió una idea que en pocos días empieza a ser furor: ‘Albañilería, cosa de mujeres’.

EL ENLACE AL GRUPO: https://www.facebook.com/groups/471854710579016

En rigor, como buscó y no encontró, se animó a crear un grupo en Facebook para aglutinar allí la experiencia de otros hombres y mujeres que puedan tener dudas o la necesidad de hacer cosas por cuenta propia en sus hogares y no sepan cómo resolverlo. Lógicamente, la albañilería es el punto principal, pero también se buscan y encuentran respuestas sobre instalaciones eléctricas, reparaciones caseras y demás.

“Busqué por todos lados y como no aparecía nada terminé mirando tutoriales en YouTube. Pero me quedé manija y pregunté en varios grupos de acá del barrio si había mujeres albañilas o si les interesaba crear un espacio propio. Y así nació”, le contó a Primer Plano Online, todavía sorprendida por el llamado de este medio.

Primero debió enfrentar la confusión inicial. Es que varias solicitudes que le llegaron se confundieron con que era un espacio para la oferta de empleo. Después, recibió mensajes discriminatorios también, de varones que la mandaron a lavar los platos. Por vergonzoso y fuera de época que parezca, esos comentarios siguen siendo parte de léxico. Ojo, también aclara que hubo mensajes irónicos de mujeres, increíblemente.

Si se quiere, esa es la parte fea de parir un emprendimiento que tiene como única misión ayudar y confirmar que no existen obstáculos insalvables cuando hay decisión de hacer algo. “Hay cosas simples que fueron surgiendo que yo misma pude ir contestando y otras puntuales que hombres que son oficiales de albañil fueron aportando con más detalles e información”, precisó Valeria, quien reconoce la ayuda de su marido Lucas, pese a que no entiende mucho de qué se trata poner un ladrillo sobre otro. 

En pocos días, las personas que se sumaron fueron varias. Y hay, por caso, una chica que es carpintera, y otra que se dedica al oficio de cortinera, que es la reparación de cortinas de comercios. “Así, un montón, incluso ayudantas de albañilería. Es muy emocionante ver cómo se van compartiendo las cosas que hacen”, agregó la impulsora del sitio.

La respuesta que ella buscaba la encontró gracias a un albañil, que le dio el consejo que necesitaba para seguir con la obra. Pero también supo del caso de una mujer que terminaba de salir de una separación traumática y se quedó sola con sus hijos, a la que su expareja le robó todo lo que había en la vivienda. Arrancar de cero era su desafío con todos los detalles que requiere una casa: desde cambiar una canilla hasta tapar una gotera. Y ahí van, sumando seguidores para intentar llevar soluciones.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram