Monday 24 de January, 2022

Vecino de Ituzaingó hace nueve meses que no ve a su hijo: la madre lo denunció falsamente y la justicia le dictó una perimetral

“Desde la justicia nunca me citaron ni escucharon”, contó a Primer Plano Online Hernán, protagonista de esta historia. Por la determinación judicial no puede ni siquiera mandarle mensajes a su expareja para saber del nene. “No sé qué hacer y tengo miedo que le haya pasado algo”, expresó.

Hernán junto a su hijo: las identidades completas se reservan para no exponer al menor, pero la historia se repite

Hernán D. (su apellido no se publica para proteger la identidad del menor) es trabajador de una empresa metalúrgica y vecino de Ituzaingó. Movilizado por los casos que tomaron relevancia en los últimos días, el de Lucio en La Pampa y el de B. en Moreno, se contactó con Primer Plano Online para dar a conocer su caso: hace nueve meses que no ve a su hijo por lo que asegura fue “una denuncia falsa” presentada por su expareja, mamá del nene de cuatro años.

Desde febrero, cuando me notificaron de la restricción perimetral, no sé nada de mi hijo. No pude mandarle mensajes, preguntar, mi papá llama a veces y le responden con evasivas. Encima mi abogado me abandonó y no sé qué hacer”, contó el muchacho vía telefónica. Según reveló, el motivo de la separación fue violencia, pero en este caso de ella hacia él que no se animó a denunciar. Cuando tomó sus cosas y se fue de la casa familiar, en Esteban Echeverría, comenzaron las represalias con el chiquito como rehén.

En un escrito firmado tras la separación ante las autoridades del Juzgado de Familia Nº 6 de Lomas de Zamora, Departamento Judicial de esa región, se acordó que Hernán pagaría una cuota alimentaria para la mantención del menor del 25 por ciento de su salario en blanco, mediante depósito en la cuenta de la madre o transferencia bancaria.

En ese papel también se estableció que el régimen de comunicación entre padre e hijo sería con la obligación de que él concurra al domicilio de la mujer entre las 15 y las 18 los sábados y entre las 18 y las 20.30 los miércoles, “debiendo siempre la progenitora dejar que dicho encuentro sea exclusivo del niño con su padre y respetando espacio de privacidad”.

“Yo necesito saber cómo está mi hijo, eso al menos. Tengo miedo con todo lo que está pasando y no sé si la madre está en condiciones de tenerlo, porque es una persona complicada. Su ira de ella conmigo es desde cuando me fui y decidí terminar la pareja. Pero siempre con el nene de rehén, que las últimas veces que lo vi fue a través de una reja”, completó Hernán.

Su impotencia es por no haber sido escuchado en la justicia: asegura que sólo tomaron la campana de la madre del menor y que padece un continuo impedimento de acercamiento hacia él. Incluso que una de las últimas veces que fue a verlo la mujer lo agredió con un palo y encima terminó denunciado él. Incluso, sin estar notificado de la restricción, llegó a esa casa y un patrullero lo trasladó a la comisaría de la zona para hacerle saber de su impedimento.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram