Sunday 25 de September, 2022

Un verdadero milagro del amor en medio de la tragedia: el bebé que la joven asesinada en Merlo logró dar a luz antes de morir “está en muy buen estado”

Nació con ocho meses de gestación y está en Neonatología del hospital Eva Perón de ese distrito. Su padre, en cambio, está en coma. La Policía aún no logra ubicar al hombre que les disparó, un ciudadano paraguayo ex pareja de la víctima fatal.

Femicidio en Merlo
Camila logró resistir el ataque en su casa y agonizó hasta que su bebé nació. Hoy murió su novio

Camila Castell se moría. Había recibido un tiro en la zona lumbar derecha, cuando abrazó a su novio, que caía luego de haber sido baleado en la cabeza por un hombre que estaba obsesionado con ella. Pero resistió lo más que pudo para salvar una vida, esa vida que, a los 18 años, llevaba en su vientre desde hacía ocho meses. En el hospital de Merlo, la mujer soportó la cesárea que trajo al mundo a su hijo. Camila murió pocas horas después, pero su hijo, que nació con sólo 35 semanas de gestación y pesó 2,600 kilos, está en muy buen estado de salud y es cuidado por sus dos abuelas.

Ese bebe es la esperanza detrás de un drama que todavía no termina. Ezequiel Franco Luis Reynoso, también de 18 años, lucha por su vida pero el pronóstico no es bueno: está en estado vegetativo, según reveló un familiar suyo. Y tanto sus familiares como los de Camila siguen con miedo, porque el hombre al que señalan como autor del femicidio, el paraguayo Mario Díaz, de 30, todavía está suelto: temen que pueda atacar a alguien más para continuar la venganza que empezó el sábado a la noche en Mariano Acosta.

«Fue un gesto de amor. Hizo un gran esfuerzo para poder parir. Resistió como pudo para salvarle la vida al bebe. Por suerte él está bien», explicó al diario La Nación otro familiar directo de las víctimas, que pidió reserva de identidad por temor a represalias. «Por Ezequiel esperamos un milagro. Está muy mal. Recibió dos tiros en la cabeza. No paramos de llorar. Si él se nos va se nos irá parte de nuestra vida», agregó.

Según la familia de Castell, Díaz acosaba a Camila desde hacía dos años, en persona y a través de las redes sociales. Dicen que una vez le advirtió: «Si no estás conmigo no vas a estar con nadie». El sábado, cuando terminó de trabajar, Reynoso pasó a buscar a su pareja por la casa de su suegra. Cuando estaban en la puerta del inmueble los balearon.

«Yo estaba en frente de ellos. Primero le disparó dos veces [al joven] y ahí mi hija lo miró al asesino, le dijo: «¡No!» y se tiró y lo abrazó al novio; entonces le tiró un tiro a mi hija en la espalda y cayeron los dos», relató ayer Etelvina, la madre de Camila. Los vecinos, tras escuchar las detonaciones, salieron y se encontraron con la tragedia. Ellos llevaron a la chica y al joven al hospital Eva Perón, desde donde fue trasladada al Héroes de Malvinas, en Merlo.

«Ella ingresó en el quirófano, consciente, pero en shock hipovolémico; el domingo antes del mediodía falleció. Gracias a Dios, el bebé está en muy buen estado de salud», dijo el director médico asociado del Héroes de Malvinas, Fabián Muzzopappa. El niño continúa en el Servicio de Neonatología, donde es visitado por sus dos abuelas, que ya comenzaron a cambiarle los pañales.

Castell y Reynoso eran novios desde hace poco más de un año. Estaban construyendo su casa, felices ante la llegada del bebe. Todo eso ocupaba sus mentes, no ese inconcebible final a balazos en el frente de la casa de Mercedes al 4000, en Mariano Acosta.

«Queremos justicia. No se puede entender lo que pasó. Tenemos miedo. Estamos preocupados. El muchacho está libre, parece que varias personas lo vieron por el barrio y él anda caminando como si nada; quizás él esté cerca de nosotros. No lo conozco yo, si no reaccionaríamos de otra manera», explicaró otro allegado a las familias. Ese miedo, sin embargo, no lograba ocultar las preocupaciones más inmediatas: seguir de cerca la evolución de la salud de Ezequiel a la espera «de un milagro» y comenzar a ocuparse del recién nacido.

Mientras, la policía trabaja para dar con Díaz. El hecho es investigado por el fiscal Javier María Ghessi, de la Unidad Funcional de Instrucción Judicial (UFIJ) N° 1 del Departamento Judicial Morón, quien caratuló la causa como «homicidio y tentativa de homicidio», y dispuso varias diligencias procesales. El fiscal y los detectives que trabajan en el caso creen que la agresión, precedida de una discusión entre el asesino y Ezequiel, fue fruto de un ataque de celos. «Ese tipo no tiene cerebro…, por una mina y por celos no puede hacer estas cosas», dijo un tío de las víctimas.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram