Tuesday 27 de September, 2022

“No sé si esta es tu última noche”: era víctima de violencia de género, mató al marido y va a juicio

Gabriela Moreira está presa desde septiembre de 2019 y espera ser juzgada el mes que viene en un juicio por jurados que se presume como atrapante por las cosas que se discutirán. La mujer le disparó un balazo en la cabeza y, por temor, denunció que había sufrido un robo, aunque luego terminó confesando el crimen.

Gabriela Moreira intentará demostrar en el juicio por jurados que actuó en defensa propia y de sus hijos cuando mató al marido

“No sé si esta es tu última noche”. Esas pocas palabras son las últimas que escuchó Gabriela Moreira pronunciadas por su marido, Rolando José Nusbaum. Después de eso la pareja se fue a dormir y durante la madrugada del día siguiente el hombre protagonizó un nuevo episodio de violencia de género para con su mujer. Pero esa vez fue diferente: ella le sacó el revólver con el cual el sujeto dormía y le disparó en la cabeza.

En su desesperación, Moreira denunció haber sido víctima de un robo. Es decir, que ingresaron delincuentes a robar al country en el que vivía el matrimonio, en el barrio La Ranita de la localidad de Open Door, en Luján, y asesinaron al hombre. Sin embargo, a partir de las contradicciones en su relato y porque las pericias así lo confirmaron, terminó confesando la verdad. La justicia, entonces, ordenó su detención, un mes después del hecho.

El próximo 20 de octubre, en cuatro jornadas consecutivas, el Tribunal Oral Criminal Nº 4 del Departamento Judicial Mercedes llevará adelante un juicio por jurados para discutir el caso, encuadrado legalmente en la figura de homicidio agravado por el vínculo, que no tienen otra pena en expectativa que perpetua en caso de ser considerada culpable. Para el patrocinio de la mujer, sin embargo, a lo sumo se trató de un exceso en la legítima defensa. Ese debate, con testigos que darán cuenta de la relación que mantenía la pareja, se presume atrapante.

Parte de las armas que tenía el hombre asesinado en su casa: según contó su mujer, las amenazas e intimidaciones eran constantes

Moreira tiene actualmente 42 años y está presa en la Unidad Penal 47 de San Martín desde poco después del hecho, que sucedió el 12 de agosto de 2019. Es madre de muchacho de 19 años y de una menor de 12, que están al cuidado de su abuela materna. La situación legal que atraviesa la mamá es a cara o cruz: un jurado popular podrá considerarla culpable o no culpable según los elementos que aporten las partes.

“Este proceso es una revictimización de la mujer, que no es oída por la violencia de género y que, cuando decide defenderse, termina detenida y teniendo que mostrar su inocencia en un juicio. El Estado termina siendo responsable del homicidio, y no a quien se lo imputan por defenderse a ella y a sus hijos”, describió Leonardo Sigal, abogado defensor de Moreira.

La Fiscalía, por su parte, le imputa el delito más grave de la escala penal, que podría derivar en una condena de 37 años en total. “Aprovechó la situación que su marido se hallaba dormido actuando sobre seguro y sin que aquel pudiera ofrecer resistencia, tras tomar entre sus manos un arma de fuego de puño le realizó un certero disparo a corta distancia sobre la zona malar derecha del rostro que le produjo inexorablemente la muerte tras un breve espacio de agonía”, es la acusación.

La defensa de la acusada intentará demostrar en el debate que Nusbaum “la abusó sexualmente a punta de pistola”, e “incontables ocasiones la golpeó, humilló, degradó e incluso reconoció en forma tardía a sus hijos”, tal como fue plasmando en el expediente en el devenir del proceso. El jurado popular tendrá la última palabra.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram

Sé el primero en comentar

Deja un comentario