Thursday 17 de June, 2021

Vidal dio la orden de profundizar la pelea con el presidente de la Suprema Corte por sus dichos sobre causas armadas

El procurador general de la provincia, Julio Conte Grand, pidió que le envíen copia completa de los dichos de Eduardo De Lázzari, quien ayer le bajó el tono a sus expresiones.

Pelea Vidal-De Lázzari
La pelea de Vidal con el presidente de la Suprema Corte se ahondó durante el fin de semana

El presidente de la Suprema Corte de Justicia bonaerense, Eduardo De Lázzari, había dicho en un encuentro de jueces que existen «causas armadas artificialmente», «abuso de arrepentidos» y «fallos mediáticos». Apuntó contra Comodoro Py, pero advirtió que ese escandaloso panorama «muestra sus síntomas también en el ámbito de la Provincia».

Sus dichos no pasaron inadvertidos y se colaron en la campaña electoral, cuando la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner los replicó durante el fin de semana, y hasta la gobernadora María Eugenia Vidal hizo referencia a ese planteo. Ahora, esas expresiones tomaron otro cariz institucional y, según quedó expuesto sobre el cierre del lunes, el magistrado deberá explayarse ante la justicia.

Es que el procurador general de la Suprema Corte, Julio Conte Grand, firmó la primera respuesta formal ante las filosas críticas del magistrado: con la nota 53.649, pidió que envíen una copia de las declaraciones de De Lázzari a la Secretaría de Política Criminal de la Procuración, «a fin de dar intervención al señor fiscal general del departamento judicial de La Plata, doctor Héctor Vogliolo». Es decir, que la justicia investigue si las graves palabras del juez supremo tienen algún asidero.

Otra copia del discurso de De Lázzari fue remitida a la Secretaría de Control Disciplinario y Enjuiciamiento de la Procuración, para averiguar si algún funcionario o empleado del Ministerio Público provincial tiene conocimiento de la existencia de causas armadas o abuso de arrepentidos. En ese expediente interno serán citadas varias de las personas que en estos días respaldaron las palabras del magistrado.

“Tuve una reunión con jueces penales y les alerté, porque tengo denuncias de que en la provincia se están suscitando cuestiones de ese tipo a las que le di curso a través de los carriles correspondientes para evitar que se genere un panorama como el que observamos por los medios que ocupa en el orden nacional”, señaló ayer De Lázzari en una entrevista con el canal Somos Azul.

Citó, por caso, referencias al juez Juan Carlos Geminiani, quien ordenó detener a la prosecretaria del tribunal en el que el magistrado se desempeñaba como presidente, María Amelia Expucci, por presunta «desobediencia a la autoridad» y «encubrimiento» y terminó denunciado por abuso de poder, y también al fiscal Carlos Stornelli, declarado en rebeldía en la investigación por extorsión y espionaje ilegal que lleva adelante el juez Alejo Ramos Padilla en Dolores. “Todo eso yo no lo quiero para mi provincia”, aclaró De Lázzari.

La gobernadora María Eugenia Vidal había pedido el domingo por la noche, durante una entrevista en televisión, que si el supremo tenía elementos para decir las cosas que expresó haga la denuncia respectiva, sino estaría incurriendo en el delito de encubrimiento. “Si hay un delito de corrupción en mi Gobierno, tengo que denunciar a quien sea si no yo soy cómplice. Si el presidente de la Corte sabe que hay persecución y causas armadas lo tiene que denunciar. Cuando uno tiene esto niveles de responsabilidad tiene que ser consecuente con lo que dice en la acción judicial”, manifestó la jefa de Estado bonaerense.

A FAVOR Y EN CONTRA

El decano de los jueces de la Suprema Corte, Héctor Negri, se manifestó públicamente sobre los dichos de su colega en el máximo tribunal. A través de un comunicado, le recordó a De Lázzari que “ni a esta Suprema Corte, ni a su presidente, le caben, entre sus atribuciones, emitir juicio sobre las actividades de otros tribunales de jurisdicción federal, ni de ninguna otra jurisdicción que le sea ajena”.

“Las similitudes inquietantes que afirma se dan en la Provincia, requieren de una inmediata respuesta para su corrección y eventual punición”, afirmó el más antiguo de los miembros de la Corte bonaerense.

En contraposición, quien salió a respaldar las expresiones de De Lázzari fue el exjuez Luis Federico Arias, destituido el año pasado. «Me alegra mucho que Eduardo De Lázzari o que cualquier miembro del Poder Judicial saque a la luz este tipo de situaciones, que no son de ahora y no me sorprenden en absoluto», señaló en declaraciones a Radio La Red.

«Los fiscales tienen un cuaderno de pruebas que no muestran hasta que la causa se eleva a juicio; pero si no te comprueban nada, vos nunca te enteraste que te intervinieron el teléfono. Hay muchas causas armadas al solo efecto de intervenir las comunicaciones, aunque saben que no van a llegar nunca a juicio, sirven para espiarte nada más», concluyó.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram