Friday 7 de October, 2022

VIDEO El impactante arrebato de motochorro filmado desde un auto en el centro de Ramos Mejía

El caso hizo recordar otros hechos similares ocurridos en la zona incluso uno que fue fatal: el de la psicóloga María Rosa Daglio. La moto en la que se movilizaba el delincuente tenía la patente semi tapada y simulaba ser mensajero.

El delito que dicen las autoridades es imposible de prevenir: arrebato de celulares en la vía pública

Como pocas otras veces ocurre, un automovilista logró filmar desde un coche en movimiento el arrebato de un motochorro. El delincuente le sacó de las manos el teléfono a una mujer en pleno centro de Ramos Mejía y en apenas segundos desapareció del radar.

Como ese tipo de delitos hay miles y es verdad lo que dicen las autoridades políticas y policiales cuando son consultadas: son prácticamente imposibles de prevenir, por lo repentino que resultan y porque las motos justamente permiten esos movimientos en los que, en pocos segundos, los ladrones desaparecen de la escena.

Otra muestra de la reacción ciudadana es la resignación: es tal la sorpresa que la víctima apenas si alcanza a mirar hacia el lugar para el cual el motochorro escapa con su celular. Por las características del rodado, con una cajuela en la parte trasera, el malviviente simulaba ser trabajador de motomensajería.

En marzo de 2021, un hecho similar provocó una fuerte conmoción pública en Ramos Mejía. Fue el que derivó en la muerte de la psicóloga María Rosa Daglio (55), quien hablaba por teléfono con un paciente en la calle Belgrano al 300, de la citada localidad de La Matanza, cuando fue sorprendida por un delincuente que la atacó por la espalda a bordo de la moto tras subirse a la vereda.

Después del ataque, la mujer quedó tendida en el suelo y un ocasional transeúnte que pasaba por allí le comenzó a realizar maniobras de reanimación cardiopulmonar (RCP) al notar que no reaccionaba. Luego de un llamado al 911, un móvil policial que se presentó en el lugar solicitó una ambulancia para el traslado de la víctima al hospital de Haedo, donde falleció a raíz de un infarto.

El motochorro en cuestión fue detenido pocos días después del hecho en una vivienda de Castelar, en la que se escondía. Alejandro Miguel Ochoa (55) había recibido por parte de la justicia de Mar del Plata, donde estaba detenido cumpliendo condena por un caso similar, una morigeración de la pena que purgaba por delitos anteriores por ser considerado de riesgo a raíz de la pandemia de coronavirus. Salió de la cárcel a mediados de 2020. Ahora está de nuevo tras las rejas.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram