Tuesday 22 de September, 2020

Video – La confesión de Mariela Fernández: fue víctima de abuso cuando tenía diez años y la salvó su hermano

Lo reveló durante una entrevista que realizaba en la pantalla de C5N con personas que habían sufrido vejaciones en su niñez y adolescencia. “No tuve la posibilidad de ponerlo en palabras, me daba vergüenza, y mi mamá no se daba cuenta”, contó con marcada angustia. 

“En casa no hubo posibilidad de hacer una denuncia judicial –agregó–, simplemente nos corrimos; se cortó el vínculo con la familia", contó Mariela Fernández

La conductora, periodista y locutora oriunda de Haedo Mariela Fernández reveló este mediodía que fue víctima de abuso sexual cuando tenía diez años. Lo hizo en el marco de una entrevista que realizaba en C5N con personas que habían sufrido vejaciones en su niñez y adolescencia.

Luego de pedir disculpas por ser autorreferencial y visiblemente conmovida por el relato que escuchaba, la comunicadora dio lugar a contar su experiencia de la manera que pudo y con la forma que encontró para hacer pública una confesión conmocionante. “Yo fui víctima de abuso a mis diez años, no tuve la posibilidad de ponerlo en palabras y mi mamá no se daba cuenta”, inició su relato.

“El que descubre la situación es mi hermano menor, y fue él quien pudo poner en palabras lo que había visto, lo que estaba pasando, y es ahí donde a mí me corren de ese lugar”, siguió Mariela, quien también explicó que en su casa no hubo posibilidades de hacer una denuncia judicial por el hecho, sobre el que no señaló al culpable.

“En casa no hubo posibilidad de hacer una denuncia judicial –agregó–, simplemente nos corrimos; se cortó el vínculo con la familia. Esto pasaba hace tiempo atrás, cuando se callaba porque daba vergüenza. Recién hace unos años pude ponerlo en palabras y hablarlo en terapia. Y aún así me cuesta expresarlo”, continuó, con el objetivo de ponerse “en el lugar de esos chiquitos, con los que me siento identificada”.

Mariela también tuvo palabras destinadas a padres y madres, para que estén permanentemente atentos a lo que sucede con niños y niñas, y que traten de tener oídos para escucharlos, además de educarlos en el cuidado de su propio cuerpo. “Tengo una hija que hoy tiene 20 años pero, a raíz de mi experiencia, no sé si correcta o incorrectamente, le enseñé que ella es dueña de su cuerpo y que ni ante mí ni ante su papá debía quedarse desnuda”, enfatizó.

Y concluyó: “preocupa el lugar de esas víctimas que no tienen voz. Si mi hermano no hubiera visto eso hecho puntual no sé qué hubiera sucedido. Lo más probable es que el abuso hubiera continuado. La clave está en eso: animarse a ponerlo en palabras”.

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram