Monday 26 de July, 2021

Se viene una ola de frío polar y pueden suspenderse las clases presenciales en escuelas que no tengan calefacción

Así quedó establecido en el Plan Jurisdiccional que diseñaron las autoridades educativas. La decisión puede llegar a tomarse en caso de que se registren temperaturas menores a diez grados, como todo parece indicar que sucederá desde mañana domingo.

El frío en medio de la pandemia de Covid-19 puede derivar en suspensión parcial de la presencialidad

Las escuelas del conurbano bonaerense que no cuenten con la infraestructura adecuada para calefaccionar las aulas antes de la llegada de las y los estudiantes para luego mantener las medidas sanitarias de ventilación por la pandemia de Covid-19 podrán suspender las clases la semana que viene con la llegada de lo que se anticipa como una ola polar, con temperaturas apenas por encima de los 0 grados.

Así quedó establecido en el Plan Jurisdiccional que elaboró la Dirección General de Cultura y Educación (DGCyE) bonaerense, en donde se estableció que en los casos en que haya registros inferiores a 10 grados centígrados se interrumpe la actividad presencial “si la escuela no dispone de calefacción”.

Efectivamente, en el texto quedaron plasmados cuáles son los motivos para suspender la presencialidad o directamente no retomarla: problemas con el agua, falta de elementos de higiene y limpieza y/o personal auxiliar en la escuela, inconvenientes con las instalaciones sanitarias (baños, principalmente), con la electricidad y con la instalación de gas o el sistema de calefacción, sobre todo para el invierno o con temperaturas inferiores a 10º, discriminados en:

A) La red no cuenta con llave de corte general.
B) No funciona la calefacción a gas (está inhabilitada) o no funciona la caldera.
C) La calefacción es a través de aires acondicionados.

Por eso mismo, lo que se recomendó (y no en todos los establecimientos se cumple) es que la calefacción sea conectada “algunas horas antes” de la apertura del colegio; usar sistemas de calefacción habituales asegurando siempre que haya suministro de aire exterior mediante sistemas de ventilación mecánica o mediante ventanas; la realización de “ventilaciones con frecuencia, aunque sea por un lapso breve de tiempo”, como abrir las ventanas cada 15-20 minutos y durante 2-5 minutos.

“El criterio sanitario debe prevalecer sobre el bienestar térmico y la eficiencia energética, siendo recomendable que las y los estudiantes y los y las docentes vayan más abrigados de lo habitual para poder ventilar las aulas con temperaturas exteriores bajas. Lo mismo respecto de los ruidos. Es preferible reducir el ruido en pasillos que cerrar puertas”, indica la disposición.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram