Monday 8 de August, 2022

Violencia urbana: no declararon y quedaron detenidos los hermanos acusados de matar a golpes a un joven en Ituzaingó

Los investigadores pudieron establecer que el fallecido se había presentado en la casa de los atacantes y disparó al frente para luego escapar. Más tarde se lo encontraron en el barrio, lo persiguieron con la moto y lo ultimaron con puñetazos, patadas y palazos.

En ese auto gris circulaban los hermanos detenidos por el crimen: en la moto viajaba la víctima fatal

La Justicia de Garantías de Morón dispuso que los hermanos Eduardo Adrián y Mauro Aníbal Arias queden detenidos acusados del crimen de Martín Ayala (26), el joven al que mataron a golpes con puños, patadas y palazos luego de embestirlo con un auto mientras la víctima viajaba en moto en la localidad de Villa Udaondo.

Así lo había solicitado el fiscal Patricio Ventricelli, de la Fiscalía Descentralizada Nº 2 de Ituzaingó, quien les imputa el delito de homicidio agravado por el concurso premeditado de dos o más personas, que prevé la pena de prisión perpetua. Además, la investigación no está cerrada: buscan reunir elementos para hallar al resto de las personas que participaron de la golpiza fatal.

“El jueves pasado está acreditado que Ayala fue a la casa de los Arias y disparó en el frente. Sin embargo, ambos atacados se negaron hacer la denuncia. Al rato, allegados a los Arias fueron hasta el domicilio en el que viven los allegados al fallecido y provocaron destrozos en la cuadra, hasta en autos de vecinos. A la noche se cruzaron al joven fallecido, lo siguieron y terminó todo de esa manera”, precisó un investigador consultado por Primer Plano Online.

Este medio intentó comunicarse con gente del barrio que conoce a los protagonistas, pero nadie quiso hablar por temor a algún tipo de represalia. Sí hay otra idea instalada: ni con la muerte ni con la detención de los acusados esperan que se pacifique el barrio. “Las familias esas tienen problemas de larga data, así que creemos que esto puede empeorar”, se sinceró un hombre cuya identidad prefirió que se mantenga en reserva.

Como informó ayer este medio, Ayala fue asesinado en la esquina de Fitz Roy y Santos Vega luego de ser perseguido por los hermanos Arias. La víctima fatal circulaba en una moto que tenía pedido de secuestro activo por haber sido robada el pasado 12 de julio en Caseros y contaba con antecedentes penales.

El muchacho fue perseguido por un VW Gol en el que viajaban los hermanos que son los principales sospechosos del crimen, lo embistieron de atrás y luego le pegaron la paliza mortal. En la causa hay testimonios que indican que los agresores fueron “entre cuatro y cinco”, que todavía no fueron identificados.

Fuimos nosotros”, confesaron los Arias cuando fueron abordados por el personal policial y se entregaron. De todos modos, esa declaración no tiene valor legal, ya que tiene que ser ratificada en sede judicial. Y ayer no lo hicieron cuando estuvieron cara a cara con el fiscal: por recomendación de su defensor se negaron a hablar.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram