Friday 18 de September, 2020

Violenta agresión a una vecina de Morón por parte de su tío: “Temo por mi vida, me va a matar en cualquier momento”

Micaela Gómez, una mujer que vive sobre la calle Ángel Pache, atrás del cementerio, fue salvajemente golpeada por un familiar que además es ex convicto. Clama por ayuda y denuncia que en la comisaría de la Mujer la tuvieron una hora esperando para tomarle su exposición. Escuchá su testimonio.

Violencia de género
Micaela Gómez y su agresor, que además es su propio tío, el hermano de su papá

A través de un mensaje privado enviado a redacción de Primer Plano On Line, una vecina de Morón contó la odisea que le toca vivir desde el pasado 27 de diciembre, cuando fue salvaje y cobardemente agredida por su propio tío, hermano de su padre.

Se trata de Micaela Gómez, quien además de haber padecido las vejaciones físicas a las que la sometió Rubén Darío Gómez también tuvo que sufrir el destrato de las agentes que la atendieron en la Comisaría de la Mujer de Morón. Ella cuenta que la tuvieron más de una hora esperando para poder exponer la denuncia pese a estar ensangrentada, golpeada y mareada por la situación vivida. Ahora, incluso asegura temer por su vida, porque el agresor vive a la vuelta de su casa, y pide a la justicia e inclusive al área de género del Municipio que la ayude para evitar represalias, una vez que el caso toma estado público.

LOS HECHOS

La tarde del martes 27 de diciembre, los chicos jugaban en el barrio, como es habitual. El hijo de Micaela, de seis años, se empezó a pelear con el hijo de Rubén Darío Gómez. El hombre intervino y “directamente le pegó una patada en la cola a mi nene”, relató la vecina. Aclaración necesaria para esta parte de la crónica: el chico que recibió el golpe tiene autismo. “Le pegó tan fuerte que me lo dejó lastimado, sin aire, fue horrible”, contó con la voz entrecortada.

 

 

Fue entonces que ella tomó cartas en el asunto para defender al niño y comenzaron las agresiones. Primero, a través de un botellazo de envase de cerveza. Luego, el violento familiar se le abalanzó encima y comenzó a pegarle golpes de puño en la cara hasta desmayarla.

Después de semejante golpiza, con ayuda de su marido, Micaela logró llegar hasta la Comisaría de la Mujer de Morón para radicar la denuncia. Y empezó la otra parte dramática de su siniestra vivencia. Lo recuerda: “Fui da radicar la denuncia y la verdad es que tuve que esperar un montón. Las chicas no me brindaron ayuda, me tomaron la denuncia pero tuve que esperar mucho descompuesta como estaba. Malísima la atención”, le dijo a Primer Plano On Line.

INTERNADA EN OBSERVACIÓN

Luego de haber pasado por la seccional policial, Micaela fue llevada por su marido a la Clínica Agüero, en donde quedó internada unas horas en observación. Algunos cortes en la pierna por el vidrio de la botella y las múltiples hematomas en la cara y el cráneo ameritaron rápida actuación de los médicos que la atendieron. “Estaba con vómitos y mareos por los golpes”, agregó. Pero pudo volver a su casa y en su rostro ya casi no se ven resabios del ataque. Después se presentó en la Fiscalía Número 10 de Morón, especializada en violencia de género e intrafamiliar, también para exponer su caso.

 

 

El agresor se llama Rubén Darío Gómez, tiene 55 años aproximadamente y es, como se dijo, hermano del papá de Micaela. Vive sobre la calle Ugarte, donde ocurrió la violenta situación. Es un hombre que fue condenado por robo de placas en el cementerio y agredió también a su propia esposa y a una vecina, además de un chico discapacitado al que le desfiguró la cara.

La mujer tomó el coraje de exponer su caso públicamente a partir de la difusión que Primer Plano On Line le dio a la noticia de que la Policía Local de Morón incorporó un segundo móvil para atender la problemática de la violencia de género con agentes especialmente capacitados. “Tendrían que poner más personal en la Comisaría de la Mujer y una atención para las mujeres que llegamos tan mal a hacer una denuncia”, reflexiona Micaela, todavía angustiada por la situación traumática que vivió. Y por las consecuencias que cree puede sufrir a partir de que el caso toma estado público: “Temo por mi vida, me va a matar en cualquier momento”, finaliza el diálogo con éste medio.

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram